13 de febrero de 2014 21:21 PM
Imprimir

Mastitis “parte 2”

Conversión de la calificación lineal a conteo de células somáticas (células/ml) y predicción de la pérdida de leche.   Pyorala y Piorala, 1998.   Para el control de la mastitis podemos citar los siguientes puntos: a) Higiene de la ubre y métodos adecuados de ordeña, b) Mantenimiento y función del equipo de ordeña, c) Terapia y manejo de […]

Conversión de la calificación lineal a conteo de células somáticas (células/ml) y predicción de la pérdida de leche.

 
Pyorala y Piorala, 1998.

 
Para el control de la mastitis podemos citar los siguientes puntos:
a) Higiene de la ubre y métodos adecuados de ordeña,
b) Mantenimiento y función del equipo de ordeña,
c) Terapia y manejo de la vaca seca,
d) Terapia apropiada durante la lactancia,
e) Desecho de vacas crónicas,
f) Medio ambiente adecuado,
g) Registros,
h) Monitoreo del estado de salud de la ubre y
i) Establecimiento de metas para el estado de salud de la ubre.
Higiene de la ubre y métodos adecuados de ordeña. Los principios para un adecuado procedimiento de ordeña incluyen: higiene pre ordeña, estimulación eficiente de la bajada de la leche, extracción eficiente de la leche y desinfección del pezón después de la ordeña.
Estos principios son importantes para el control de la diseminación de patógenos contagiosos y para evitar nuevas infecciones de organismos medioambientales. El objetivo es ordeñar pezones limpios y secos. El servicio de mantenimiento debe hacerse regularmente debido a que la máquina de ordeña tiene contacto directo con el tejido del pezón.
Para la clasificación de la higiene de la ubre vista de atrás, se pueden dar las siguientes calificaciones:

 

 

El objetivo del manejo de la salud de la ubre durante el periodo seco es minimizar el número de cuartos infectados al parto. Las infecciones presentes al momento del secado deberían ser eliminadas y la tasa de nuevas infecciones durante el periodo seco debe ser minimizada.
El reconocimiento y tratamiento temprano de casos clínicos es una parte importante para el control de la mastitis, por lo cual buscaremos mejorar nuestro entendimiento de la epidemiología, patofisiología y la respuesta a la terapia de los patógenos.
Con respecto al medio ambiente podemos dividirlo en externo e interno. El externo incluye las diferencias climáticas entre regiones, geografía y tradición agrícola. Dentro del medioambiente interno podemos citar el sistema de alojamiento, temperatura, aire, confort y manejo nutricional, poniendo especial atención en la fuente de minerales traza que participan en el mantenimiento de un mejor estado inmunológico del animal.
Los buenos registros incluyen la recolección de datos útiles para monitorear el comportamiento, cálculo de índices apropiados y toma de decisiones basadas en la comparación de las metas fijadas.
El monitoreo de la salud de la ubre debe hacerse a nivel de hato y de cada vaca e incluye el monitoreo de la concentración de células somáticas y cultivo bacteriológico en leche.
Las metas para el estado de salud de la ubre nos permiten determinar si existe un déficit en la calidad de la leche y el comportamiento de salud de la ubre. Para esto debemos tener metas reales y alcanzables.
La mastitis se considera la enfermedad más costosa de la industria de la leche debido a dos principales factores:
1. La reducción en la producción asociada a la mastitis subclínica que representa el 70% de las pérdidas.
2. Los costos de tratamiento, desecho y productividad reducida asociada con la mastitis clínica que representa el otro 30%.
El control de la mastitis es factible, práctico y rentable. Si aplicamos apropiadamente los procedimientos del control de la mastitis tendremos un impacto significativo sobre la rentabilidad y nos dará un mayor retorno de la inversión.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *