17 de febrero de 2014 23:59 PM
Imprimir

El Gobierno cargó con dureza contra el campo

Desde el Ministerio de Agricultura acusaron a los ruralistas de querer "poner" funcionarios “como en la época del Proceso”.

El jefe de Gabinete del Ministerio de Agricultura, Héctor Espina, dijo que los ruralistas no están conformes con la política agropecuaria actual porque en realidad quieren elegir ellos a los funcionarios “como durante la época del Proceso”.

De esta forma, Espina respondió con dureza a las críticas que hicieron dirigentes del sector agropecuario el último fin de semana.

Según Espina, existe una “incomprensión y profunda contradicción” en los ruralistas. “Siempre dicen que hay desplantes y maltrato, y en realidad lo que siempre escuchamos es el maltrato de ellos”, se quejó.

“Hay algunos que indudablemente que piensan que el ministro de Economía tiene que ser el representante de ellos. Algunos piensan que, como en la época del Proceso, pueden poner al secretario de Agricultura y no es así”, fustigó el funcionario en diálogo con radio Continental.

Aseguró que, para tomar las medidas desde que asumió el ministro Carlos Casamiquela, en noviembre pasado, los funcionarios de la cartera tuvieron reuniones con todas las cadenas de valor para trabajar sobre los precios, porque existen fuertes diferencias entre el precio del producto y el precio que paga el consumidor.

“Nuestro trabajo implica mejorar el precio al productor sin que eso signifique un aumento de precio para el consumidor. Pero algunos piensan que las medidas son automáticas, y en realidad hay una construcción, incluso participan técnicos de la Mesa de Enlace”, agregó Espina.

Productores trigueros obtuvieron el sábado el respaldo de referentes opositores como Ernesto Sanz (UCR), Mauricio Macri (PRO) y Hermes Binner (FAP), que suscribieron un documento de cuatro puntos donde le reclaman a la Casa Rosada la flexibilización de las políticas trigueras, como la apertura de las exportaciones y la anulación de las retenciones.

Macri, Sanz y Binner concurrieron a la 58 edición de la Fiesta Nacional del Trigo, realizada en Leones, Córdoba donde coincidieron en que, desde el Gobierno, “el campo es visto como el enemigo, cuando en realidad es uno de los motores de la economía”.

El documento apoyado por la oposición con reclamos al Gobierno fue elaborado por la Mesa de Enlace de Leones, donde confluyen las filiales de Sociedad Rural, Confederaciones Rurales (CRA), Federación Agraria y Coninagro.

El texto contempla cuatro puntos clave: la creación de un plan de recuperación de la producción, alcanzar mayor transparencia del mercado, que el trigo se convierta en una producción sustentable y previsible e incentivar el cultivo de variedades de alta calidad.

Fuente: El Cronista

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *