17 de febrero de 2014 23:20 PM
Imprimir

Apostando a los soja-dólares, Kicillof va por otro mecanismo para ganar tiempo

De manera informal, Economía instrumenta a partir de este 17/2 y por 90 días un sistema mediante el cual las empresas deberán conseguir dólares propios para financiar importaciones. De esta forma, el Gobierno busca preservar las reservas del BCRA, algo que ya intentó con el cepo cambiario, las restricciones a las importaciones y los recargos para el 'dólar turista'. La meta es hacer tiempo hasta que lleguen las liquidaciones de soja.

El Gobierno Nacional espera que en los próximos meses ingresen a las arcas del Banco Central suculentas sumas en dólares producto de la liquidación de las exportaciones de soja (alrededor de US$5.000 millones). 

 
Está en discusión si los números que manejan en el ministerio de Economía y en la oficina de Juan Carlos Fábrega son los mismos que los de los productores rurales, que ya anticiparon que sólo venderán en la medida que sea necesario. 
 
Mientras tanto, Axel Kicillof y su equipo del Palacio de Hacienda comenzaron a instrumentar una nueva medida para, por lo menos, evitar una mayor erosión de las reservas del Central, que cerraron el viernes en US$27.821 millones, luego de 4 días consecutivos de compras en el mercado de divisas. 
 
Según publica este lunes el diario Ámbito Financiero, a partir de este 17/2 y por 90 días entra en vigencia un sistema no escrito, muy al estilo Guillermo Moreno, por el cual las empresas deberán conseguir por su cuenta los dólares necesarios para pagar importaciones. 
 
Esto quiere decir que las compañías, grandes y Pymes que se dediquen a la importación (las “productivas” estarán exentas), no podrán solicitarle divisas al BCRA para pagar insumos adquiridos en el mercado externo.
 
Según el artículo firmado por Carlos Burgueño, el sistema fue comunicado por el secretario de Comercio, Augusto Costa, hace 20 días a un grupo de empresarios. 
 
“Desde hoy a las grandes compañías que quieran importar cualquier tipo de producto o pagar servicios se les exigirá que financien esas operaciones con dólares propios, que tomen créditos internacionales o que se financien con apalancamientos de las casas matrices. Así, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) se retirará del aporte de divisas para pagar las compras al exterior de la economía real, y se concentrará sólo en presentar las reservas”, señala el periodista en su nota. 
 
De acuerdo al artículo, el plazo de 90 días de vigencia del nuevo régimen no fue puesto de “manera caprichosa” ya que culminará el lunes 12/5 cuando, en teoría, ya haya culminado el período donde los productores sojeros obligatoriamente deban liquidar sus posiciones y existencias para prepararse para la próxima cosecha.
 
Una larga lista
 
La nueva medida se suma otras tantas que apuntan a que el BCRA no pierda reservas,. 
 
Entre esas medidas se encuentra el cepo cambiario. Se trata de la aplicación de restricciones a la compra de divisa. La AFIP instrumentó un sistema por el cual quien quiera adquirir dólares deberá acreeditar que la suma buscada sea compatible con su declaración de ingresos. No obstante, el sistema mostró muchos puntos oscuros, ya que hubo casos de personas que cumplían con los requisitos, pero de todas maneras se les negó el acceso al billete verde. 
 
Esto incluyó luego la prohibición de la compra para atesoramiento, lo que disparó el mercado paralelo del dólar, con lo que la brecha hasta llegó a duplicar el valor oficial. Recientemente, esta veda se levantó parcialmente. 
 
Por otro lado,  se aplicaron recargos para la compra de dólares con destino turístico y para la compra con tarjetas de crédito al exterior que buscaron desincentivar los viajes fuera del país. 
 
Otra de las medidas para preservas la reservas del BCRA fue la restricción de importaciones, incluso de bienes de capital, necesarios para el desarrollo de la actividad económica. Esto se implementó a través de declaraciones juradas específicas (DJAI) y la arbitrariedad del Gobierno para aprobarlas. Además, la enorme cantidad de permisos solicitados (hasta 17.000 por día) hace imposible su procesamiento en tiempo y forma. 
 
También se limitó el giro de utilidades a las casas matrices de las empresas transnacionales.
 
Una de las últimas medidas en este sentido fue la decisión del Banco Central de limitar la tenencia de dólares de los bancos, lo que obligó alas entidades a volcar sus posiciones al mercado relajando la exigencia a las reservas.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Urgente 24

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *