18 de febrero de 2014 14:01 PM
Imprimir

Uruguay recuperó espacio en negocios de corned beef

La carne cocida uruguaya y enlatada (corned beef) vuelve a ser competitiva en el mercado internacional a diferencia de lo que sucedió el año pasado donde la producción cayó drásticamente.

A diferencia de lo que es carne fresca, en este tipo de producto Uruguay hoy tiene dos mercados: Estados Unidos y la Unión Europea.

La competitividad solo se pudo retomar en el mercado de Estados Unidos, porque Uruguay tiene un acceso preferencial y porque Brasil -un fuerte productor de carne cocida- sigue con restricciones para entrar con sus productos al mercado, debido a que se le encontró residuos de ivermectina (un acaricida).

“La presencia de esos residuos le costó a Brasil que se le cerrara el mercado y que por cada lote que tenga que producir con destino a Estados Unidos, deba revisar la materia prima, animal por animal. Es una alerta”, aseguró a El País el director comercial del Grupo Tacuarembó/Marfrig, Marcelo Secco.

El grupo maneja hoy la única planta de corned beef activa que hay en Uruguay y aprovecha las ventajas que ofrece el mercado estadounidense.

Secco reconoció que volvió la competitividad en el mercado estadounidense porque, además, “hubo un reacomodo de los precios, tanto del corned beef como del extracto de carne, pero las materias primas quedaron calculadas a precio viejo. Recién ahora, con un pequeño ajuste de materias primas el mercado volvió a moverse”. Al recomponerse el mercado, Uruguay vuelve a tener una ventana abierta en materia de demanda y precios relativos que le permite retomar un ritmo de producción normal que se verá reflejado recién en marzo o abril en las estadística del Instituto Nacional de Carnes.

La única planta que está haciendo corneed beef en Uruguay pudo retomar su ritmo normal, trabajó todo enero y tiene programas de trabajo ya confirmados para febrero y marzo.

En el otro mercado para los productos enlatados, la Unión Europea, el producto uruguayo no es competitivo todavía.

“No podemos atender la demanda porque no somos competitivos”, ya que hay proveedores más baratos, explicó Secco.

A nivel del viejo continente, el principal destino para la carne uruguaya cocida y enlatada es Inglaterra, “donde Brasil es más competitivo por precios de materia prima más bajos”, aseguró el empresario.

El grupo Tacuarembó/Marfrig es controlado por Marfrig Alimentos S.A. de Brasil y posee cuatro frigoríficos en Uruguay, desde los que aprovecha a colocar cortes bovinos, principalmente frescos, en los destinos a los que no puede acceder desde el país vecino, como es el caso de Estados Unidos, China o Corea del Sur.

En enlatados, hoy el grupo está produciendo 24.000 latas de 12 onzas por día que son algo así como cuatro contenedores por semana.

El año pasado, principalmente entre junio y octubre, las dificultades del mercado mundial para los enlatados y algunos productos termo procesados provocaron que la empresa redujera la producción 50%, recuperándose luego el nivel original de entre 900 y 1.000 latas diarias (de 12 onzas).

El ajuste de precios de las materias primas se comenzó a revertir recién hacia fines de 2013.

En materia de carne cocida no se están haciendo negocios, ni siquiera con Japón o Corea, pero eso no quiere decir que no se sigan explorando mercados.

Hoy Uruguay puede ingresar en Corea del Sur con cortes bovinos frescos, madurados y desosados; es el único país libre de fiebre aftosa con vacunación que está exportando a este destino.

Mientras tanto, se sigue negociando con Japón el ingreso de carne fresca en las mismas condiciones que rigen para exportar a Corea del Sur. Hasta hace pocos años atrás, ambos eran destinos que sólo admitían carne cocida uruguaya y productos termo procesados.

El director comercial de Tacuarembó/Marfrig adelantó que en lo que es músculo cocido, la compañía “está haciendo algunas pruebas, pero el problema de Uruguay es que todavía no alinea su precio de materia prima y como son productos termo procesados no tenemos mucho diferencial”.

El año pasado el ganado se valorizó fuerte en Uruguay y la industria frigorífica -en su conjunto- comenzó a denunciar que perdía competitividad, porque el valor de la hacienda uruguaya estaba por encima de la australiana.

Brasil, fuerte productor de carne cocida, también ganó espacio en varios destinos, incluso con cocidos y productos enlatados, donde tiene grandes ventajas competitivas.

Mandan primeras muestras a Japón

En grupo Tacuarembó/Marfrig está comenzando a explorar el mercado de Japón para productos como el Beef Jerky, porque “Estados Unidos tuvo una contracción fuerte de demanda que nos está haciendo bajar la línea de producción del producto y estamos empezando a buscar otras alternativas que son: Unión Europea, donde Uruguay no es competitivo todavía y “Japón como mercado novedoso”, explicó el director comercial del grupo, Marcelo Secco. Más allá de la exploración del mercado, Secco aseguró que hasta febrero o marzo el panorama no será claro para poder lograr una estabilidad en el negocio. “Toda la rentabilidad que recuperó la lata la perdió el Jerky”, aseguró Secco. Hasta ahora Japón sólo está habilitado para carne cocida.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *