18 de febrero de 2014 21:40 PM
Imprimir

La quita de subsidios apuntará a sectores de altos ingresos de la Capital y el GBA

El jefe de Gabinete recordó las distorsiones de precios en las facturas de gas y electricidad entre la metrópolis y las provincias. Preparan spots explicativos
 
 Jorge Capitanich remarcó la diferencia que se paga por la energía entre Capital y las provincias

Jorge Capitanich remarcó la diferencia que se paga por la energía entre Capital y las provincias.

La quita de subsidios que el Gobierno acelerará una vez que considere que la batalla por los precios está contenida comenzará por los sectores de más altos ingresos del área metropolitana que todavía reciben esos beneficios, adelantó una fuente oficial a El Cronista. En paralelo, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, consideró que el principal problema es el déficit energético (por sobre el gasto público creciente), y que hay que “analizar” las diferencias de tarifas que benefician a la Capital Federal y el Gran Buenos Aires en comparación con el resto del país.
Como consignó ayer este diario, el Ejecutivo tiene decidido avanzar con el recorte de subsidios una vez que terminen las negociaciones con empresarios para contener precios. El Ministerio de Economía de Axel Kicillof ya estudió las distintas alternativas que hay en danza y el Ministerio de Planificación de Julio De Vido es el que elabora ahora la propuesta final. La última palabra antes de que ese plan llegue a la presidenta Cristina Fernández será de Kicillof, indicó la fuente.
La idea oficial es realizar un recorte progresivo y salvaguardar a los sectores de menores ingresos. De alguna manera, continuaría la quita que comenzó a fines de 2011, cuando la Presidenta anunció la “sintonía fina”, se abrió un registro de renuncia voluntaria a los subsidios y dejaron de percibirlos unos 500.000 usuarios de los barrios más exclusivos de la Capital Federal (Retiro, Puerto Madero, Parque) y countries del área metropolitana. Ahora sería el turno del corredor norte del conurbano bonaerense, con San Isidro y Vicente López, entre otros.
Kicillof y Capitanich saben que los subsidios representan una parte cada vez mayor del gasto público. Según una estimación del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), totalizaron $ 143.000 millones en 2013, o el 4,9% del PBI. Sin embargo, ayer el Jefe de Gabinete indicó, en conferencia de prensa, que el principal problema es el déficit, que alcanzó el año pasado u$s 8.000 millones. “El impacto estricto desde el punto de vista del subsidio en gas, energía, etcétera, es poco significativo si uno toma en cuenta los problemas de importación”, dijo Capitanich.
“Si bien la magnitud del tema del subsidio es significativa no es porque vaya solamente al usuario final, porque el subsidio también se da en la industria, también se da en componentes asociados al proceso productivo”, prosiguió el jefe de ministros. El grueso de las grandes industrias dejó de percibir subsidios en diciembre de 2011, pero todavía quedan empresas, principalmente pymes, con energía subsidiada. Por último, recordó que la energía es hasta cuatro veces más cara en Córdoba, Santa Fe y el resto del país que en el área metropolitana por los cargos de distribución que fijaron las provincias, si bien el subsidio es el mismo. “Un primer círculo de análisis tiene que ver con el diferencial que existe entre la energía que se paga por parte del consumidor final aquí y en el resto del país”, dijo.
Si bien los detalles técnicos de cómo se recortarán subsidios no están definidos, el Gobierno empezó a pensar alternativas de comunicación y prepara una serie de spots televisivos para mostrar cómo la energía barata generó consumo y benefició a las industrias en los últimos años y por qué, en palabras de Cristina, es el momento de “la equidad”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Cronista

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *