18 de febrero de 2014 17:31 PM
Imprimir

Salto en la exportación láctea chilena

Con incrementos en valor y en volumen, los envíos de leche terminaron con un positivo 2013. El año estuvo marcado por un lento crecimiento de la recepción de leche líquida, a causa en parte por problemas climáticos y también por los problemas en la demora de la industria en adecuar los precios pagados a productor por el litro de leche.

Diciembre fue un buen mes para las exportaciones lácteas. Las exportaciones de 50,1 millones de litros, valorizados en US$ 32,3 millones de dólares, representaron un crecimiento del 65,5% en valor respecto de diciembre de 2012, con un precio promedio de 6,44 centavos de dólar por litro, según la información de Exporlac.

Se cerró así un año que acumuló un total de 390,3 millones de litros, lo que representó un 7,5% más que el 2012, en volumen de litros equivalentes exportados, cuando se llegó a 363,1 millones. En valor, las noticias también son positivas: se creció en un 24%, pasando de un acumulado de US$ 215,4 en 2012 a US$ 267,1 millones el año pasado, lo que implicó un nuevo récord para el sector, indica Guillermo Iturriaga, presidente e Exporlac.

Detrás de este crecimiento está el aumento de envíos con mayor valor agregado, lo que habría significado que el precio promedio anual haya sido de 68,5 centavos de dólar, versus los 59 centavos promedio del año anterior.

“Detrás de este crecimiento desde el punto de vista de los destinos y producto está, en primer lugar, la consolidación de Emiratos como segundo en importancia, al crecer desde los US$ 4,5 millones a los US$ 33,3 millones de dólares (hubo grandes embarques de leche en polvo en 2013) y el haber quintuplicado las exportaciones a China (leche en polvo también). Las exportaciones de leche en polvo llegaron a las 19 mil toneladas y las preparaciones infantiles a las 10.400 toneladas, mientras esos dos productos exportaban en 2010, 11.500 y 50 toneladas respectivamente”, sostiene Iturrieta.

Otro aspecto que habría empujado el aumento de las exportaciones, de acuerdo con Iturrieta, es que salvo Brasil, Venezuela y Colombia, la mayoría de los mercados estuvo más activa en valor, tanto por una mejoría del precio internacional como de volumen de litros exportado en 2013, a lo que se sumaría la apertura y el creciente desarrollo de mercados de Centroamérica para los alimentos infantiles.

Sin embargo, durante el 2013 se importó más leche que la exportada, situación que se repite por segundo año. El pasado, el déficit en litros aumentó en 4,79% respecto de 2012. De acuerdo con el experto de Exporlac esto tiene su explicación en un gran aumento de importaciones de queso y leche en polvo desde Argentina, Estados Unidos y Nueva Zelandia.

Respecto de cómo se perfila el 2014, Iturrieta insiste en que podría ser complejo, dado que las sequías podrían afectar la disponibilidad de forraje para el invierno, lo que podría llevar a una disminución de la recepción. A ello se agrega un mercado interno que se ha vuelto cada vez más atractivo y que tiene una estabilidad que no se encuentra en forma permanente en los mercados internacionales.

Los desafíos que se plantean para este año son consolidar protocolos sanitarios con China, “ya que han estado cambiando a raíz de sus problemas de calidad interna y con Centroamérica, donde no existe, en algunos casos, claridad de los mismos. Entendemos que la modernización del SAG es uno de los desafíos importantes para el nuevo ministro de Agricultura y trataremos de apoyar esa gestión todo lo que podamos, así como también la de los agregados agrícolas en el exterior, que son fundamentales en esta tarea”, recalca el ejecutivo de Exporlac.

A ello agrega que es importante que se considere la desgravación de los productos lácteos en las negociaciones de nuevos tratados. “Con Malasia se logró aranceles cero y eso está muy bien, pero con Tailandia solamente se logró cero en la leche condensada, el lactosuero y la mantequilla, y se están quedando con cronogramas de desgravación a 5 años las leches en polvo y a 8 años los quesos. En el caso de Vietnam las desgravaciones de quesos, mantequillas, leches en polvo, lactosuero y leche condensada llegarán a cero recién en 10 años, por lo que los lácteos chilenos, al menos, no estarán disponibles para esos 90 millones de habitantes por un buen rato”, detalla.

7,5%
aumentó el volumen de litros exportados y un 24% el valor.

 

 La recepción de leche complicada

Si bien las exportaciones muestran índices interesantes,por el lado de los productores los resultados de 2013 no han sido igualmente positivos. De acuerdo con los datos de Odepa, la recepción de leche fresca entre enero y diciembre de 2013 creció solo 1,4% respecto de 2012, lo que de acuerdo con el presidente de Fedeleche, Juan Horacio Carrasco, “ratifica el estancamiento productivo que afecta al rubro, derivado de adversas condiciones meteorológicas, pero también y principalmente por las erradas políticas de compra de leche fresca establecidas por el sector industrial lácteo, resultando un desempeño muy mediocre de la producción de leche a nivel país”, haciendo referencia a los precios pagados por litro al productor que, o no reflejan, o lo hacen tardíamente, los valores internacionales.

Asimismo, Carrasco insistió en que es prioritarioque la industria procesadora disponga para este año de condiciones de compra de leche fresca que reflejen “en oportunidad y magnitud, el positivo comportamiento tanto del mercado interno como internacional y, de esta forma, evitar los desencuentros acontecidos a inicio de la temporada de invierno y primavera, a causa del desacople experimentado por el precio pagado a productor en Chile en relación con el contexto exterior”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista de Campo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *