19 de febrero de 2014 00:24 AM
Imprimir

En Uruguay el exceso de lluvias duplicó la venta de algunos fertilizantes

La venta de fertilizantes para combatir el estrés que sufre la soja se duplicó entre finales de 2013 y comienzos de este año, dijo a El País el asesor técnico de Industria Sulfúrica Sociedad Anónima (Isusa) Ángelo Marveggio.

“La demanda superó por mucho las expectativas que se tenían, más tomando en cuenta que el año pasado había sido muy bueno. El incremento se debe a las condiciones climática adversas, primero por falta de lluvias y luego por exceso hídrico, que provocaron estrés en los cultivos. En ese marco los productores aumentaron las compras de fertilizantes foliares con aminoácidos y algas”, indicó Marveggio.

Los reveses climáticos provocan la detención del crecimiento de los cultivos, lo que hace que los productores, al ver el resultado de este tipo de fertilizantes tanto en chacras vecinas como en las primeras aplicaciones que ellos mismos llevan a cabo, incrementen sus pedidos.

El ejecutivo de Isusa indicó que existen líneas de este tipo de fertilizantes que en muy pocos días muestran los resultados, cambiando el estado de los cultivos de forma visible.

“Frente a cualquier estado de estrés, como el provocado por la falta o el exceso de agua, el cultivo detiene su crecimiento. Esto se debe a que no sintetiza correctamente los aminoácidos. Frente a esto los productores optan por darle de forma externa los nutrientes necesarios, los que permiten que sigan creciendo por unos 10 o 12 días hasta que el proceso natural se retoma” explicó.

Marveggio agregó que dependiendo de cada caso, se obtiene hasta 10% de aumento en los rendimientos de la soja que utilizan este tipo de fertilizante.

“Esta es una de las razones por las que se usa cada vez más, ya que el costo de una aplicación va de los US$ 6 a US$ 15, lo cual representa entre 20 y 30 kilos de soja, cuando, si tomamos un rendimiento promedio de 2.000 kilos significa que se pueden obtener hasta 200 kilos más. Con este incremento, se pagan todos los demás productos que se utilizan”, afirmó.

El crecimiento en las ventas de este tipo de fertilizante se dio en un principio en zonas no tradicionalmente agrícolas, como Salto, Paysandú y en predios arroceros ubicados en el Este del país. Tras ello rápidamente se expandió a los demás lugares donde se planta soja, sobre todo en el litoral del Uruguay.

El técnico, indicó que de cara al futuro se está trabajando en nuevas fórmulas de este tipo, con el fin de adaptarlas de la mejor forma a las características del clima y los suelos nacionales.

Suben precios.

Por su parte el gerente de ventas de Isusa, Sergio Suárez Cibils, informó que en 2013 la venta de fertilizantes a nivel nacional fue 7% mayor que en el año anterior y que en la empresa que integra, que posee el 40% del mercado, el aumento fue de 10%.

La principal causa del incremento en las ventas obedece al crecimiento que sigue teniendo la agricultura, especialmente la soja, en Uruguay.

“No sólo es un tema de aumento en el área. El que la soja extraiga nutrientes del suelo obliga a los productores a reponerlos con fertilizantes, para mantener los buenos rendimientos, ya que de lo contrario esto se convierte en un freno productivo”, dijo Suárez Cibils.

En el actual escenario, explicó el jefe de ventas de Isusa, los productores están siendo más cautos y efectivos en la aplicación de fertilizantes.

“Con precios más bajos de los cultivos que el año pasado los agricultores no quieren perder ningún kilo de producción por un lado, pero tampoco gastar más”, indicó.

Fuente: El Pais

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *