19 de febrero de 2014 11:52 AM
Imprimir

La baja en los precios de la carne sólo llegaría la próxima semana

Se demoró el acuerdo por las trabas a la exportación que siguió aplicando el Gobierno

La posibilidad de un acuerdo de precios en el sector de la carne quedó en las últimas horas en medio de un tira y afloja entre el Gobierno y los exportadores, y sólo la próxima semana podría implementarse el convenio para que cuatro cortes cárnicos parrilleros (asado, vacío, entraña y matambre) se vendan en carnicerías y supermercados con precios hasta 30 por ciento inferiores a los actuales.

Como informó LA NACION en su edición del jueves pasado, luego de haberles frenado el otorgamiento de permisos de ventas al exterior, el Gobierno, a través del secretario de Comercio, Augusto Costa, sentó a los frigoríficos exportadores para negociar.

Prometió liberar embarques a cambio de un acuerdo por la carne. Los frigoríficos, por su parte, acercaron una propuesta para entregar en el circuito comercial cortes parrilleros de novillo y vaca a valores accesibles, entre otros precios, a 38 pesos el kilo de asado de novillo y a 29 pesos el kilo de asado de vaca, además de $ 45 y $ 36 el vacío, respectivamente, para cada categoría de hacienda, entre otros productos.

El Gobierno cumplió su promesa a medias. “En total sólo dejaron exportar el 20 por ciento de lo que dijeron”, contó ayer, resignado, un empresario porque, lejos de flexibilizarse, se habían acentuado las trabas para exportar. En rigor, después de varios días sin señales respecto de si estaba dispuesta a avanzar con la propuesta de los exportadores, ayer la Secretaría de Comercio llamó a los frigoríficos, que fueron a ver a al subsecretario Ariel Langer. Y el pacto fue liberar los embarques a cambio de que el convenio se ponga en marcha la próxima semana.

“Nos van a liberar la mercadería pendiente y se va a avanzar con el acuerdo. Nosotros les entregamos la lista de carnicerías donde vamos a entregar y ellos [por la Secretaría de Comercio] hablan con los supermercados para sumarlos”, contó una fuente vinculada con la exportación.

Según trascendió, el acuerdo con precios rebajados recién se pondría en práctica la próxima semana.

Los frigoríficos exportadores abastecerán 4000 toneladas por mes, que, anualizadas, suman unas 48.000 toneladas. Eso representa la cobertura de apenas 2% el consumo local.

Sindicato preocupado

Las trabas a las exportaciones provocaron también preocupación entre los trabajadores de los frigoríficos.

La industria perdió 15.000 empleos desde 2009 y ahora hay otros 1000 en peligro por el cierre por 60 días de las plantas que el grupo brasileño Marfrig posee en Hughes, Santa Fe, y en Unquillo, Córdoba.

“Esto repercute entre los trabajadores. No exportar les genera inconvenientes a las empresas. Estamos defendiendo las fuentes de trabajo”, señaló Carlos Molinares, secretario de Organización de la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne.

Molinares defendió a los frigoríficos a los que se les frenaron embarques. “No se ataca a quien se tiene que atacar. Ellos [por los frigoríficos] entregan el asado a 28 o 29 pesos el kilo, pero después en los supermercados está a 60 pesos. No hay que atacar a los frigoríficos, sino al que se queda con la diferencia”, precisó.

Pedidos y advertencia

Además de sumarse al reclamo por las exportaciones, en ese sindicato quieren que el Gobierno los reciba para plantearle la situación de los obreros de la compañía Marfrig y de los trabajadores del sector en general.

De hecho, el gremio le envió una nota hace dos semanas al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, para solicitar una audiencia, pero hasta ahora no logró ser recibido por el funcionario.

“Estamos buscando que el Gobierno y la empresa [por Marfrig] intercedan. Si para el jueves no hay nada concreto, seguramente vamos a iniciar alguna medida, con alguna movilización o corte de ruta”, indicó Molinares.

Anoche los empresarios aguardaban que hoy se cumpla la promesa de agilizar los permisos de embarque. Esperan ese gesto, porque abriría el paso al acuerdo por los precios en los mostradores.

Críticas de Agricultura al ruralismo

“Algunos dirigentes agropecuarios pretenden, como en la dictadura, colocar al frente del Ministerio a un representante de la Sociedad Rural o de Confederaciones Rurales Argentinas”, dijo el jefe de Gabinete de la cartera agrícola, Héctor Espina.

En declaraciones a radio Continental, el funcionario intentó refutar las críticas de los dirigentes de la Comisión de Enlace al ministro Carlos Casamiquela durante la Fiesta Nacional del Trigo, realizada en Leones, Córdoba. Espina sostuvo que los dirigentes “siempre dicen que desde el Gobierno hay ataques, desplantes, maltrato, y lo que escuchamos cotidianamente es el maltrato de algunos dirigentes, porque en realidad son sólo algunos, no todos”.

Por su parte, el politólogo Ernesto Laclau, considerado referente intelectual del kirchnerismo, expresó desde Londres su apoyo a la recreación de la Junta Nacional de Granos (JNG). “Para asegurar esta etapa de la contienda de ideas, el Gobierno debe animarse a dar pasos audaces. Creo que la creación de la JNG sería una buena medida”.

Fuente: La Nacion

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *