22 de febrero de 2014 11:51 AM
Imprimir

Maule es la región con más fiscalizaciones a cultivos transgénicos

CHILE : Entra las semillas que se multiplican en la región del Maule, las tres principales son maíz, soya y raps.

En Chile, el desarrollo de cultivo transgénicos sólo está autorizado para semilleros de exportación, lo cual corresponde a material de alto valor genético que ingresa con el objeto de ser multiplicado y reexportado en su totalidad, siendo esta una actividad económica de gran relevancia para la agricultura en el Maule. Cabe destacar que nuestro país presenta notables ventajas comparativas para la multiplicación de material, dadas sus reconocidas condiciones fitosanitarias, climáticas y el confiable sistema regulatorio.

La fiscalización que realiza el SAG en el Maule corresponde, aproximadamente, al 50% de la actividad que se ejecuta en este ámbito en todo el país, siendo las provincias de Talca y Curicó donde se concentra la mayor labor. Respecto a las semillas que se multiplican en la región, las tres principales son maíz, soya y raps.

Durante la última temporada, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de la Región del Maule,  realizó una intensa labor de fiscalización con más de 3 mil visitas en terreno por parte de los equipos técnicos del Servicio, con el fin de verificar el cumplimiento de las estrictas medidas de bioseguridad que deben respetar este tipo de cultivos.

Regulación

En nuestro país, esta actividad se encuentra regulada desde el año 2001 bajo la Res. Exenta N° 1523, la cual establece requisitos para la importación y medidas de resguardo para el cultivo de semilleros transgénicos, actividad que es fiscalizada por el SAG en terreno.

Al respecto, en encargado regional de Protección Agrícola y Forestal, Fernando Pinto, señaló que “es importante que los agricultores sepan que donde se ha desarrollado algún tipo de cultivo transgénico, el terreno debe cumplir un periodo de cuarentena de seis meses posterior a la cosecha, con el fin de resguardar las medidas de bioseguridad para el posterior cultivo, lo que incluye también la prohibición de ingreso de animales a estos potreros, situación que será verificada por los funcionarios del SAG y debidamente sancionada en caso de no cumplimiento”.

El encargado a su vez  recalcó que todo agricultor, tenedor o propietario, responsable de la multiplicación, debe firmar una carta de compromiso, en la que toma conocimiento de la normativa a cumplir. Por lo tanto, es su deber solicitar al SAG la autorización correspondiente para realizar cualquier tipo de actividad en los potreros que han sido utilizados para cultivos transgénicos.

Fuente: Elamaule.cl

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *