23 de febrero de 2014 15:06 PM
Imprimir

Control de factores ambientales en la crianza de pollitos: 1

Brian Fairchild, Extensionista Científico en Avicultura de la Universidad de Georgia, explica las temperaturas y fisiología del pollito, los efectos de la temperatura y el rendimiento del pollito. (Este es el primero de una serie de dos artículos).

El objetivo principal en la crianza de pollitos es proveer un medio ambiente eficaz y económico, que sea cómodo y sano para que las aves desarrollen.

La temperatura, calidad del aire, humedad y luz son factores muy importantes a considerar. El no proveer el ambiente adecuado durante el período de crianza reducirá la rentabilidad, debido a un menor crecimiento y desarrollo, una conversión alimenticia más pobre y mayor propensión a enfermedades, decomisos y mortalidad.

 

El correcto manejo del galpón y de los pollitos durante el período de crianza conducirá a los pollitos a un buen inicio.
 

Temperatura y fisiología del pollito

 

En la crianza de pollitos es crítico mantener la temperatura correcta, especialmente durante sus dos primeras semanas de vida. Al nacer, el pollito está mal preparado para regular sus procesos metabólicos y controlar adecuadamente la temperatura de su cuerpo.

Como resultado, el pollito recién nacido depende de la temperatura ambiental para mantener la temperatura corporal óptima. Si la temperatura disminuye, también lo hará la temperatura corporal del pollito. Asimismo si aumenta la temperatura medioambiental, también aumentará la temperatura corporal del pollo.

Demasiado frío o calor durante este período crucial puede resultar en un pobre crecimiento, una mala conversión alimenticia y mayor susceptibilidad a enfermedades. Las prácticas adecuadas de crianza deben mantener la temperatura corporal del pollo para que no tenga que utilizar energía, para perder calor mediante el jadeo o para generar calor a través de su metabolismo.

Las investigaciones han demostrado que el pollito desarrolla la capacidad de regular su temperatura corporal alrededor de los 12 y 14 días de edad.

El pollo se puede estresar fácilmente si su temperatura corporal disminuye o aumenta tan solo un grado. Una vez que cambia su temperatura corporal, el ave tratará de compensarla y en muchos casos esto significa que tendrá un efecto negativo en el rendimiento.

La temperatura corporal de un pollito de un día de edad es de aproximadamente 103°F (39°C), pero para cuando tiene cinco días de edad la temperatura corporal es 106°F (41°C), igual que el adulto.

Las temperaturas extremas (altas o bajas) a menudo provocan la mortalidad de los pollitos, pero incluso un leve enfriamiento o sobrecalentamiento puede afectar el rendimiento de los pollitos jóvenes sin causarles la muerte.

Mientras que los pollitos toleran las temperaturas altas mejor que las aves adultas, las temperaturas altas durante largos periodos de tiempo incrementan la mortalidad y tienen un impacto negativo en el rendimiento.

 

Las investigaciones han demostrado que los pollitos sometidos a una temperatura fría tienen dificultades con sus sistemas inmunológico y digestivo. Como resultado, pollitos estresados por el frío crecen menos y tienen mayor susceptibilidad a las enfermedades. Los pollitos estresados por el frío exhibirán una mayor incidencia de ascitis, un trastorno metabólico que se traduce en menor rendimiento, mayor mortalidad y mayores decomisos en la planta de procesamiento.

 

En estudios de investigación, donde se criaron grupos de pollitos a 80°F o 90°F (27°C o 32°C), los pollitos criados bajo temperaturas más cálidas tuvieron mejores ganancias de peso, mejor conversión alimenticia y mejores condiciones de vida. Los pollitos criados debajo de 80°F (27°C) experimentaron un menor crecimiento que el tratamiento de crianza con una temperatura más alta.

Los pollitos criados bajo esas temperaturas no alcanzaron el peso corporal y resultaron pesando menos en la edad de comercializarlos que las aves que se criaron correctamente. No solo que los pollos expuestos a bajas temperaturas de crianza tienen menores tasas de crecimiento, sino que también consumirán más alimento para mantenerse calientes, reduciendo la eficiencia de los alimentos y aumentando los costos de alimentación.

 


*
“El pollito desarrolla la capacidad de regular su temperatura corporal alrededor de los 12 y 14 días de edad”


 

Temperatura y rendimiento del pollo

 

Uno de los objetivos durante la crianza es mantener a los pollitos dentro de su zona de confort, es decir, que no utilicen energía para ganar o perder calor, para mantener la temperatura corporal.

 

Cuando las aves se mantienen en temperaturas ambientales por encima o por debajo de su zona de confort, deben gastar más energía para mantener la temperatura corporal. Esta energía extra se suministrará en última instancia a través de los alimentos consumidos. Por lo tanto, se utilizará la energía del alimento para mantener la temperatura corporal, en lugar de emplearla para el crecimiento y desarrollo, lo cual resultará en una mala conversión alimenticia. Así es como la temperatura del medioambiente juega un papel importante para determinar el costo de producir un kilo de carne o para criar una pollona reproductora.

 

La crianza adecuada no sólo consiste en mantener la temperatura debida, sino también en emplear las prácticas de buen manejo. Las temperaturas empleadas en la crianza variarán dependiendo de si la fuente de calor es un calentador de aire, una criadora infrarroja convencional o una criadora radiante (Tabla 1). Tenga en cuenta que las temperaturas en la tabla 1 se refieren a temperaturas del aire diseñadas para proporcionar una temperatura de piso de 90°F (32°C).

Al criar pollitos la temperatura de la cama es crucial. Los estudios sugieren que la temperatura promedio del piso debe ser 90°F (32°C) el día se colocan los pollitos en el galpón.

 

Los calentadores de aire forzado requieren ajustes de temperatura más altos, ya que ellos calientan el aire que calienta el piso. Una criadora infrarroja convencional de campana dirige aproximadamente 40 por ciento de su calor al piso y 60 por ciento al aire. Las criadoras infrarrojas radiantes proyectan aproximadamente 90 por ciento de su calor al piso y 10 por ciento al aire. Debido a que las criadoras infrarrojas de campana y las criadoras radiantes dirigen más calor al piso, la temperatura del aire necesaria para lograr la temperatura deseada en la cama es menor que la requerida para los calentadores de aire forzado.

 

Tabla 1. Temperaturas de aire recomendadas de la fuente de calor durante la crianza de pollos de engorde1
  Temperatura del Aire
Día Calentador de
Aire Forzado2
Criadora Infrarroja Convencional3 Criadora Infrarroja Radiante4
0 93°F (34°C) 90°F (32°C) 88°F (31°C)
3 90°F (32°C) 88°F (31°C) 86°F (30°C)
7 87°F (31°C) 86°F (30°C) 84°F (29°C)
14 83°F (28°C) 85°F (29°C) 82°F (28°C)
21 78°F (26°C) 80°F (27°C) 77°F (25°C)
1Temperaturas basadas en las empleadas actualmente por empresas de pollos de engorde
2Medido a la altura del pollito.
3Medido a la altura del pollito, a 30 cm del borde de la criadora.
4Medido a la altura del pollito, a 1.20 m del borde de la criadora.

 

Los galpones de pollos están específicamente diseñados para permitir el estricto control del ambiente que está directamente alrededor del pollito. En operaciones de crianza de pollos comerciales, los galpones de los pollos están aislados y equipados con sistemas de ventilación mecánica para mantener las temperaturas del galpón dentro de cinco grados F de la temperatura deseada, independientemente de la temperatura exterior. Las temperaturas óptimas para la crianza de pollitos se han desarrollado a través de muchos años de investigación y experiencia en el campo.

 

Cuando se obtiene la temperatura adecuada de la caseta y los pollitos están bien administrados, ellos deben estar distribuidos en todo el galpón y no acurrucados unos con otros, o sentados mayormente en las bandejas de los comederos.

 

El mejor método para supervisar la comodidad del pollito es observar su comportamiento y regular la temperatura consecuentemente. Al observar un galpón de pollos de engorde, los pollitos deben estar distribuidos uniformemente en todo el galpón.

Cuando los pollitos tienen frío se les ve acurrucados (incluso pegados a la pared lateral) y tienden a sentarse en las bandejas de los comederos. Los pollitos que tienen calor se alejan de las criadoras infrarrojas y calentadores, jadean y se separan de la parvada tratando de enfriarse.

Muchos galpones tienen controles ambientales que observan la temperatura del galpón y prenden y apagan las criadoras infrarrojas y los calentadores según sea necesario. Los controles regulan también el tiempo que opera una fuente de calor. Esta información puede utilizarse para localizar áreas del medioambiente del pollito que pueden tener excesivas pérdidas de aire o corrientes de aire.

Por ejemplo, si las criadoras infrarrojas o los calentadores cerca de la cortina del túnel funcionan más tiempo que otros en el galpón, puede indicar fugas de aire alrededor de la cortina o de la puerta al extremo de la pared.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Sitio Avicola

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *