23 de febrero de 2014 15:42 PM
Imprimir

Influenza aviar: 21 conclusiones

Los virus de la influenza aviar han sido y siguen siendo importantes para la salud pública y animal tanto por las consecuencias económicas que provocan como por las víctimas humanas.

El Dr. Alejandro García, de Laboratorios Avilab en México, presentó este informe durante el XVII Congreso de la Asociación Mundial de Veterinarios Aviares, celebrado en Cancún, México.

El virus de la influenza aviar (IA) es una enfermedad animal. Los veterinarios y científicos veterinarios desempeñan un papel muy importante en la gestión de la prevención del contagio en humanos.

Debemos resolver el problema que suponen los portadores (aves silvestres y migratorias) porque son los que movilizan el virus y ponen en riesgo a los animales criados para su comercialización. El control y la prevención en éstos es esencial para evitar una posible pandemia en humanos.

 

Control y erradicación de la influenza aviar

La mejor acción que un país, área o compartimiento puede tomar para controlar y prevenir el virus de la IA es la erradicación total a través del sacrificio de los animales enfermos, la destrucción de las canales de los mismos y todos los elementos relacionados con las aves infectadas (camas, alimentos balanceados, etc.).

La limpieza y la desinfección de los galpones y el material contaminado según las normas que especifica la OIE en su Código Sanitario para los Animales Terrestres son acciones que llevar a cabo también.

En algunos países, las características de la industria avícola y las circunstancias en las que los virus de IA de baja o de alta patogenicidad provocan los brotes y las epidemias forzaron que se tuviera que proceder a la vacunación.

La vacunación es una herramienta útil para el control de los brotes de IA pero su uso está prohibido en la mayoría de los países por su interferencia con las pruebas de preselección y el impacto negativo en el comercio avícola.

Las vacunas contra la IA autorizadas en la actualidad aumentan la resistencia del hospedador contra la enfermedad pero tienen un impacto limitado en la transmisión del virus. Para controlar o erradicar la enfermedad, una estrategia de vacunación concebida cuidadosamente debe estar acompañada de medidas de bioseguridad estrictas.

Hace poco, la Organización Mundial de Sanidad Animal (del inglés, OIE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (del inglés, FAO) han recomendado el uso de la vacunación contra el virus H5N1 altamente patógeno en los países en desarrollo donde el sacrificio en masa de aves no es aceptable por razones éticas, culturales, ecológicas y económicas.

 

Conclusiones sobre la influenza aviar

Basado en el amplio conocimiento del autor sobre la influenza aviar y sus efectos en la industria avícola, éste ofrece 21 observaciones importantes sobre la enfermedad.

1. Los virus de la influenza aviar han sido y siguen siendo importantes para la salud pública y animal tanto por las consecuencias económicas que provocan como por las víctimas humanas.

2. Los virus de la IA, debido a su naturaleza genética, pueden mutar muy rápido. De este modo, surgen virus nuevos que son nuevos también para la memoria inmunológica de la población animal o humana. Además, esta característica generó un virus altamente patógeno a partir de uno que tenía baja patogenicidad.

 

3. El virus de la IA es muy peligroso y es capaz de cambiar sus ciclos de vida (ya sea mediante actos de glicosilación, eliminación, inserción o sustitución de algunos aminoácidos en las diferentes proteínas de sus genomas, etc.) cuando siente que va a ser atrapado o destruido por el sistema inmunológico para sobrevivir.

4. Las aves migratorias aún plantean un enigma en cuanto a la propagación y concurrencia de la enfermedad en los países afectados.

5. La presencia de la enfermedad en poblaciones avícolas se determina sobre todo mediante medidas de bioseguridad diferenciadas y el manejo de productos y productos derivados, puesto que se han encontrado parvadas libres de la enfermedad donde el virus es enzoótico.

6. Los subtipos H5 y H7 del virus de la IA ha provocado la muerte de seres humanos de toda edad.

7. Se sabe que el subtipo H5N1, ocasionalmente, ha podido transmitirse entre humanos. Sin embargo, esa transmisión se ha dado solo en casos excepcionales y normalmente, estaban relacionados con un contacto muy cercano del paciente durante la fase aguda de la enfermedad. Hasta la fecha, no se ha transmitido más allá de una generación de contactos cercanos.

8. El riesgo de transmisión y adaptación de los virus de IA desde animales a humanos y el aumento de la mortalidad son bajos (H5N1 asiático, H1N1 Norteamérica). Esto tiene que ver con los receptores celulares que tiene cada especie en sus células epiteliales de los órganos que son objetivos para el virus.

9. La vacunación ha ayudado a mitigar la enfermedad en la población de parvadas y a reducir el número de muertes en humanos.

10. Hay zonas en los países en desarrollo en las que hay falta de electricidad, lo que afecta al poder y efectividad de las vacunas de IA. Esto dificulta el control de la enfermedad en las poblaciones avícolas de esas áreas.

11. Los diferentes grados de protección y de respuestas inmunitarias se han obtenido de algunas especies aviares (pollos en comparación con aves de litoral, gaviotas o patos) que se han vacunado con vacunas inactivadas emulsionadas contra el virus de la IA.

12. Los anticuerpos maternos influyen en la vacuna. En algunos casos, bloquean por completo su respuesta y dejan a la población avícola vulnerable ante la enfermedad.

13. El contrabando de animales vivos o muertos así como de productos y derivados avícolas puede ser la fuente de contagio más importante para un país libre de la enfermedad, más que la presencia de aves migratorias.

14. El mercado de aves vivas parece ser el entorno ideal para la transmisión y la supervivencia de los virus así como de sus cruces.

15. Cuando se confirma un caso de enfermedad aviar de notificación obligatoria, las acciones para confinar y erradicar la enfermedad incluyen los controles de movimiento de especies en el área alrededor de las instalaciones, el fortalecimiento de la bioseguridad, el sacrificio de aves sospechosas en las instalaciones y la limpieza y desinfección de las mismas.

16. La eliminación del virus altamente patogénico, ya sea el subtipo H5 o el H7, en las parvadas parece no ser complicada porque se cumple con el sacrificio de las aves afectadas o expuestas. Además, se debe controlar el movimiento de productos avícolas o derivados. También se tiene que realizar una vigilancia epidemiológica y de bioseguridad.

17. Las medidas tomadas entre países en desarrollo y subdesarrollados para liberar a las parvadas de la enfermedad son totalmente distintas y se basan sobre todo en el apoyo económico (compensación) de países desarrollados. Se sacrifican aves afectadas, sospechosas o cercanas a las anteriores junto con medidas de bioseguridad estrictas y el movimiento de productos avícolas y derivados. Además, los últimos tienen que cumplir con campañas sanitarias, inmunización y diferentes niveles de medidas de bioseguridad.

18. La notificación sobre el virus de la IA a tiempo y la transparencia de los gobiernos y las personas involucradas en el contexto avícola o animal, ayudan a controlar y posiblemente a erradicar la enfermedad.

19. El virus de la IA surge y resurge. Como ejemplo, está el caso del subtipo H7N1 en Holanda en 2010 que resurgió en marzo de 2011.

20. Se ha responsabilizado a la prensa y otros medios (TV, radio, internet, etc.) y algunos catedráticos de haber magnificado y, en ocasiones, exagerado la patogenicidad del virus. Esto ha afectado a los sectores productivos (animales) y a la economía de países, como fue el caso de México en 2009, con el virus de la gripe porcina H1N1, que se consideró pandémico y aunque al año siguiente se le quitó ese título, el daño ya se había hecho. Se sabe que se ejerció presión para que se le clasificara así.

21. No es sencilla una manifestación pandémica o epizoótica con ningún subtipo del virus de la IA y la protección abarca no solo inmunidad de vías humorales sino también la celular e innata. También existe la protección cruzada entre el H9N2 y el H5N1, por citar algunos, porque hay algunos péptidos homólogos junto con la proteína de la hemaglutinina de ambos subtipos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Sitio Avicola

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *