25 de febrero de 2014 12:51 PM
Imprimir

Contrabando de Venezuela revive temor por aftosa

La crisis fronteriza con Venezuela le está pasando factura a los ganaderos por cuenta del recrudecimiento del contrabando de ganado en pie y carne en canal (según percepciones basadas en la disminución de los precios internos y la reducción del sacrificio). Este hecho pone en riesgo la estabilidad sanitaria de la población bovina y prende […]
La crisis fronteriza con Venezuela le está pasando factura a los ganaderos por cuenta del recrudecimiento del contrabando de ganado en pie y carne en canal (según percepciones basadas en la disminución de los precios internos y la reducción del sacrificio). Este hecho pone en riesgo la estabilidad sanitaria de la población bovina y prende las alertas por la alta probabilidad de que haya un brote de fiebre aftosa.
Cuerpo de la Noticia: 

El vecino país no ha logrado controlar el virus debido a su precario programa de control. El principal efecto que esa ausencia de autoridad tiene sobre la actividad en Colombia es que pone en riesgo la certificación de la Organización Mundial de Sanidad Animal (que catalogó al país como libre de la enfermedad) y con ella toda posibilidad de exportar a otros mercados.

“Lograr ese reconocimiento implica un proceso largo y dispendioso que nos tomó más de 11 años”, explica Olga Lucía Díaz, subgerente de protección animal del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA).

Todos los rebaños están expuestos a la fiebre aftosa y debido a su carácter altamente contagioso tiene repercusiones económicas considerables ya que en la mayoría de los casos el animal muere.

El solo rumor de la amenaza ya es perjudicial, pues le cerraría las puertas a los exportadores que hace apenas unos meses lograron que se levantara la restricción por aftosa para la exportación de carne bovina a China. “Unos de los limitantes más grandes para comercializar en otros países es el certificado y ahora el riesgo de su vigencia es muy alto”, dice Andrés Arenas, presidente de la Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Cebú (Asocebú).

El contrabando por esta frontera de 2.219 kilómetros se sirve de trochas para descargar el ganado en ciertas zonas. Orlando Viloria, director de la Seccional de Impuestos y Aduanas en Riohacha, cuenta que los contrabandistas se apoyan en informantes que les advierten de la ubicación de los puntos de control. Y en Arauca, por ejemplo, se ingresa ganado por canoas cruzando el río, según indica el mayor Pedro Gómez de esa seccional.

Otra metodología, con la que se aprovecha aún más el diferencial cambiario, es devolver el ganado que se exporta de Colombia a Venezuela pero en forma de carne en canal, que se distribuye en el mercado local, según Ricardo Sánchez, presidente de Unaga.

El precio también ha pagado las consecuencias. Los ganaderos coinciden en que aunque la caída no es brusca sí los está perjudicando. Y es que un animal de contrabando puede costar hasta tres veces menos por cuenta de la devaluación (6,1 bolívares por cada dólar es la tasa oficial) y los altos subsidios del Gobierno venezolano. José Mejía, coordinador de la Unidad Regional de Desarrollo Ganadero (Urgd) en La Guajira, encuentra que los animales que entran por el departamento solo van de paso pues se dirigen a ciudades en el interior. Luego advierte que la situación les ha resultado incontrolable por cuenta de la corrupción y hasta han recibido amenazas por las mafias aduaneras por denunciar los hechos. Los mayores problemas de contrabando los presentan los Santanderes. En lo corrido del año la Dian ha incautado 22.000 kilos de carne.

Sin embargo, otros sectores indican que no es culpa de la Polfa o de la Dian sino un problema nacional. “El sector está muy deprimido como para afrontar esta situación. Estamos alarmados porque llega carne triangulada por Venezuela incluso desde Brasil”, dice Jaime Clavijo, director de la Federación de Ganaderos de Santander.

Vacunación como método de control y reconocimiento
La vacuna contra la fiebre aftosa es necesaria para mantener vigente la certificación de libertad de la enfermedad. Para ello el Instituto Colombiano Agropecuario emite una resolución dos veces al año que obliga a los ganaderos a aplicarla a sus animales. De esta forma, se actualiza permanentemente una especie de censo y se controla el pago de los impuestos del sector, así lo manifiesta Martha González, directora de la Seccional de Aduanas de Cúcuta, pues es de los parafiscales administrados por Fedegán que se subsidia el medicamento para que cueste solo $1.000 la dosis. Los ciclos de vacunación son entre noviembre-diciembre y junio-julio.

Las opiniones

Ricardo Sánchez Rondón
Presidente de Unaga

“A los ganaderos venezolanos les sale mejor vender las reces en Colombia, les pagan mejor y el diferencial cambiario lo vuelve aún más rentable”.

Andrés Arenas
Presidente de Asocebú

“No tenemos manera de competir con esos precios y siempre que haya demanda habrá contrabando, lo que falta es crear consciencia”.

General Gustavo Moreno
Director Policía Fiscal y Aduanera

“Calculamos el impacto del contrabando en la economía con una relación entre producción, aprehensiones, consumo e importaciones”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *