25 de febrero de 2014 17:06 PM
Imprimir

Mafrig descarta paralización del Inaler pese a baja faena

URUGUAY : El Grupo Tacuarembó/Marfrig descartó la paralización de su planta de San José (Inaler) pese a la baja oferta de ganado. En tanto, el mercado de haciendas sigue incambiado, no crece la oferta y los productores no tienen apuro por vender

Fuentes de Tacuarembó/Marfrig aseguraron ayer a El País que no enviarán el personal de Inaler al seguro de paro aunque la actividad no es alta y recordaron que la compañía sigue trabajando con los cuatro frigoríficos que posee en el país.

Según publicó ayer el diario Primera Hora, el Sindicato de Obreros del Frigorífico Inaler Maragato (Sofrim) evaluaba la posibilidad de que el grupo paralizara la planta -durante abril y mayo- debido a la baja oferta de ganado gordo preparado para faena. Aunque, el gremio dijo que estaba asegurada la actividad durante marzo, con la vuelta de las cuadrillas de rabinos que supervisan las faenas de carne bovina para Israel.

Por el momento, la oferta de ganado gordo no crece mucho respecto a semanas atrás. Por un lado, la industria frigorífica no muestra apuro por comprar el poco ganado gordo que se está volcando al mercado para venderse. Pero en la otra vereda, los ganaderos que hoy tienen mucho pasto en el campo, ayudados por las lluvias, tampoco muestran interés en vender sus haciendas a los precios que hoy ofrecen los frigoríficos. Contrariamente, prefieren aprovechar la bonanza de pasto en el campo y meterle más kilos “baratos”.

Ayer, el presidente de la Asociación de Consignatarios de Ganado Andrés Labat dijo a El País que “el mercado está firme”, con valores en el eje de US$ 3,35 para el kilo de novillo gordo y US$ 3,12, por kilo de carne, para la vaca gorda.

La industria frigorífica sigue mostrando preferencia por los novillos gordos pesados y bien terminados, mientras para la vaca gorda las cargas se demoran un poco más.

Esa situación puede ser reflejo de las alrededor de 2.700 toneladas de cuota Hilton -el cupo cárnico de 6.300 toneladas asignado por la Unión Europea- que aún restan por cumplirse; el último plazo para embarcar sería la primera semana de junio.

Ahora, más allá de las preferencias, los frigoríficos no demuestran mayor apuro por comprar ganado. Incluso, varios consignatarios aseguraron que semanas atrás, los frigoríficos se mostraban más negociadores al momento de comprar.

El productor se muestra firme en su postura, incluso si pide dos o tres centavos más por animal y los frigoríficos no aceptan, directamente no vende y espera para renegociar el ganado días después.

También hay casos de ganaderos que están vendiendo a los precios que la industria frigorífica está dispuesta a pagar, porque precisan hacer caja o porque tienen encargada reposición.

Ningún operador se anima a arriesgar qué pasará con la faena en las próximas semanas, aunque la mayoría admite que la faena no mostrará un mayor crecimiento. Pero también hay quienes aseguran que se formará un tapón de oferta sobre el otoño que podría complicar los precios de la hacienda.

Si las lluvias continúan las próximas semanas, manteniendo la buena producción de forraje en el campo, la oferta no mostraría mayor aumento.

Fuente: El Pais

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *