28 de febrero de 2014 00:52 AM
Imprimir

Los molinos arroceros facturan casi US$ 35: por venta a Irak

URUGUAY : Molinos uruguayos ganaron dos licitaciones de Irak para exportarle arroz por un total de 60.000 toneladas. La cotización fue de algo menos de US$ 600 la tonelada y adjudicación representa casi el 40% de las ventas hacia ese país

Mientras la primera licitación se ganó a principios de mes, la última se obtuvo hace un par de días. Los embarques se realizarán a principios de abril y en mayo respectivamente, informó a El País el presidente de la Gremial de Molinos Arroceros, Adolfo Crosa.

El precio obtenido permite a los molinos facturar casi US$ 35 millones con este negocio.

Irak compra el arroz que precisa a través de licitaciones y es un tradicional cliente de Uruguay desde hace décadas.

“Irak sigue prefiriendo el arroz uruguayo por su buena calidad, pese a que en el mercado hay arroz asiático que, según el caso, se comercializa a unos US$ 150 menos por tonelada. El problema con ellos es que la calidad es inferior, en parte porque son de zafras pasadas”, sostuvo Crosa.

De todas formas habrá que ver qué ocurre cuando los países asiáticos, que hoy venden arroz con más tiempo de cosechado, salgan masivamente a comercializar el que fue producido más reciente, aclaró.

Otro de los factores para que los valores del arroz producido en Asia sean menores, es la política de fuertes subsidios aplicada en esos países, no sólo reduciendo costos sino incrementando los volúmenes cosechados. Frente a esto, varios países asiáticos salen a comercializar sus excedentes a valores más bajos que los de otros competidores, como le ocurre a Uruguay.

Un aspecto que pesa para que el arroz nacional se pueda colocar a precios superiores a los de los mercados asiáticos, es que existen otros países exportadores que venden arroz de elevada calidad, a valores incluso mayores a los de Uruguay, como es el caso de Estados Unidos, otro fuerte productor del cereal.

MERCADOS.

Sobre qué puede ocurrir con el resto de los mercados, el presidente de la Gremial de Molinos Arroceros explicó que Irán es un mercado interesante pero dificultoso y que Perú sigue apareciendo como muy atractivo, pese a que Estados Unidos ingresa con preferencias arancelarias debido al acuerdo de libre comercio entre ambos. En otros destinos como Europa la situación es diferente, ya que tanto los importadores, motivados por las preferencias de los consumidores, privilegian el precio por sobre la calidad. Brasil, en tanto, un histórico comprador de arroz uruguayo, seguirá siendo irregular en sus adquisiciones.

“El problema es que las compras de Brasil dependen de diferentes variables. Por un lado pesa mucho el consumo interno, por otro, la variable monetaria y por último los stocks de arroz que existan en ese momento”, explicó.

“Lo más probable es que al igual que viene pasando últimamente, se abran `ventanas` de comercialización y en esos momentos puntuales sea cuando Uruguay pueda colocar su producción de arroz allí”, estimó Crosa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Pais

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *