23 de junio de 2014 23:37 PM
Imprimir

Chile : Gremios evalúan los primeros cien días del gobierno en el agro y plantean desafíos

Desde distintos sectores valoran la disposición al diálogo del ministro Furche, la repactación de deudas en Indap y la estrategia de control de la lobesia botrana. Sin embargo, entre los temas pendientes están la modernización del SAG, los paros portuarios y el proyecto de ley de obtentores vegetales.

A menos de una semana de asumir el nuevo Gobierno, la ministra de la Secretaría General de la Presidencia, Ximena Rincón, anunciaba el retiro de discusión en el Senado del proyecto de ley de obtentores vegetales, conocido como “Ley Monsanto”, marcando el primer golpe de timón relacionado con el sector agrícola. Días después se sumaría la baja de la iniciativa que creaba el Ministerio de Agricultura, Alimentos, Pesca y Recursos Forestales, y la presentación del proyecto de reforma tributaria, que si bien no es materia específica del sector, ha marcado la agenda sectorial en los primeros 100 días de la nueva administración de la Presidenta Michelle Bachelet.

En la arena estrictamente agrícola, además de la coyuntura climática -con la sequía y, luego, las inundaciones en la IX y X región a comienzos de junio- y del terremoto en el norte, los primeros cien días del ministro Carlos Furche se han enfocado en los temas que al asumir definió como prioritarios: los pequeños agricultores y escuchar a los distintos rubros.

Respecto del primer punto, agricultores y gremios destacan la “rehabilitación” de los usuarios que tenían deudas atrasadas con Indap, uno de los tres puntos relacionados con el mundo rural que aparece en las 56 medidas para los primeros 100 días del Gobierno.

También han valorado como algo positivo la disposición al diálogo del ministro, aunque plantean -especialmente en los sectores de la carne, fruta y semillas- que se debe avanzar rápido en solucionar los temas más conflictivos, como evitar nuevos paros portuarios, modernizar al Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y reflotar la discusión para actualizar la legislación de propiedad intelectual vegetal, temas que aparecen como los pendientes en esta primera etapa de la segunda era Bachelet.

A nivel general, el presidente de la Asociación de Exportadores (Asoex), Ronald Bown, resume el sentir del sector en cuanto a abordar las problemáticas agrícolas desde distintos puntos de vista: “Nos llama favorablemente la atención que la Presidenta haya planteado en su discurso del 21 de mayo temas tan relevantes como el incremento del fondo de promoción de exportaciones silvoagropecuarias, el impulsar las energías renovables no convencionales, la inocuidad alimentaria, el fortalecimiento a los pequeños exportadores, la eliminación de plagas que afectan al sector y la sequía”.

Sin embargo, el presidente de Fedecarne, Christian Arntz, intenta poner el pie en el acelerador. “Es positivo el diálogo, pero no puede estar orientado a hacer diagnósticos que ya están hechos, sino que a dar una solución rápida a los problemas de cada sector”, advierte, en una opinión que se repite desde otros sectores productivos.

Tampoco faltan los que indican que hasta ahora las medidas se han concentrado en iniciativas de carácter social, más que productivo, lo que queda reflejado en que en buena parte de los servicios del agro se escucha un discurso similar que pone el énfasis en la agricultura familiar y poco se escucha sobre el tema de competitividad.

 

PEQUEÑA AGRICULTURA

Dos días después del cambio de mando, el ministro Carlos Furche tuvo su primera reunión oficial como titular de Agricultura. Fue con las distintas organizaciones de pequeños productores y trabajadores agrícolas, para dar una señal de la relevancia que se les quiere dar en estos cuatro años.

La presidenta de la Confederación Nacional Campesina y Trabajadores del Agro (Conagro), Beatriz González, dice que en las regiones esto también se nota, y destaca el respeto que se ha dado a las opiniones como las de la organización que lidera. “En los dos gobiernos anteriores no tuve la oportunidad de conocer al director regional de Indap, no había una cercanía, no querían trabajar con los gremios sindicales, pero se ha notado el cambio y ahora es otro el trato, es otra la importancia que están dándonos”, dice.

Es una mirada que también valoran desde gremios como Fedefruta. “Muchos fruticultores eran deudores de Indap y se están regularizando ahora, lo que era un tema pendiente por resolver y es muy positivo, porque pueden mejorar su acceso a créditos y algunos quieren exportar”, señala Juan Carolus Brown, presidente de la organización.

En el año definido por la FAO como de la Agricultura Familiar Campesina, las iniciativas que ha planteado el Gobierno no se quedan en la “rehabilitación” de los deudores de Indap, sino que también contempla medidas de impulso a los pequeños. 

El ministro Furche explica que este punto será prioritario en los próximos meses, y comenta que están concentrando recursos desde organizaciones como el Inia, FIA y del fondo de promoción para las exportaciones agropecuarias para apoyar a este grupo de agricultores y favorecer su incorporación a los mercados, tanto nacionales como internacionales.

Sin embargo, Beatriz González afirma que el interés de los agricultores no está solo en recibir recursos, sino que también quieren estar en las discusiones de las políticas que los afectan, principalmente en la definición del estatuto del trabajador agrícola. “Nuestra crítica es que siempre en estas definiciones y mesas de diálogo no han estado los afectados, los temporeros, y eso es una falencia porque son los más involucrados. Ahora nos gustaría participar”, señala.

 

IMPACTO EN IMAGEN

Los dos paros portuarios de la última temporada generaron pérdidas que los exportadores de frutas estimaron en unos US$ 250 millones, sin contar el daño a la imagen del país como un proveedor de alimentos confiable, por lo que evitar que se repita es una demanda urgente.

“Chile como país no resiste otro paro”, dice Juan Carolus Brown, de Fedefruta, a lo cual adhiere el gerente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Semillas (Anpros), Mario Schindler, quien explica que un paro les afecta “en forma dramática”.

“En enero estuvimos a muy poca distancia de que hubiera tenido un efecto devastador, porque en nuestro negocio hay una palabra clave que es la “confiabilidad”, que es la oportunidad en que la semilla es entregada a las empresas y clientes del hemisferio norte, que es muy relevante y cualquier paro que lo atrase es crítico para la sustentabilidad del negocio”, explica Schindler.

Sin embargo, Carlos Furche aclara que su cartera no tiene atribuciones respecto de ese conflicto, que es materia del Ministerio del Trabajo, aunque se muestra confiado en que el proyecto de ley que busca garantizar estabilidad en las relaciones laborales de los portuarios tendrá éxito.

Respecto del retiro de la ley de obtentores vegetales -otro de los puntos que afectaría a la imagen de Chile, de acuerdo con los gremios agrícolas, por la débil protección a la propiedad intelectual del país-, el ministro asegura que se está revisando para llegar a un consenso respecto de lo que hay que hacer en esa materia. “El proyecto, así como estaba, no tenía posibilidades de viabilidad en el Congreso”, recalca Furche.

Su idea va más allá de la iniciativa que acoge el convenio UPOV’91, y cree que es necesario incorporar otros convenios internacionales, con la idea de tener un cuerpo legal “que garantice sobre todo a nuestros productores a nivel nacional el pleno respeto por su patrimonio genético”, visión que es bien recogida por parte de Anpros.

Para continuar impulsando la competitividad del sector agrícola y la productividad, dos elementos claves para cumplir con el objetivo de potencia agroalimentaria que traía el país, el ministro Furche detalla que seguirán potenciando la innovación y el desarrollo tecnológico mediante el Inia y la FIA, en acciones coordinadas con la Corfo, y que se aumentarán a partir de 2015 los recursos del fondo de promoción de las exportaciones agropecuarias, además de redefinir algunas de sus líneas para sectores exportadores emergentes.

 

CARNE Y LECHE, DOS TEMAS CRÍTICOS

Uno de los temas que complica las exportaciones de carnes es el débil funcionamiento del Sistema de Información Pecuaria (Sipec), a cargo del SAG, lo que llevó incluso a la auto suspensión de las exportaciones a la Unión Europea, ante la posibilidad de que ellos cerraran el mercado. Por ello, los productores insisten en que es urgente encontrar una solución, para lo que trabajan en una mesa con las autoridades.

“El funcionamiento de las mesas debe estar orientado a la solución rápida, y de aquí a noviembre o diciembre deberíamos tener una idea clara de cuál va a ser”, dice el presidente de Fedecarne, Christian Arntz.

Concuerda con la visión del ministro respecto de que el actual Sipec no se debe caer, porque Chile no puede quedarse sin un sistema de trazabilidad, pero que en paralelo se debe avanzar en mejorarlo y buscar otras opciones.

En el ámbito lechero, pese a que es vista como una buena señal la solicitud de salvaguardia de 3% a las importaciones de productos lácteos -que solicitó el ministro ante los altos volúmenes provenientes de Nueva Zelandia-, los ganaderos lo consideran insuficiente.

“Esta solicitud tiene básicamente una intención de hacer un toque de atención, de señal hacia los productores, para decirles que estamos preocupados, y también es un mensaje hacia los proveedores e importadores, en el sentido de que no vamos a estar impasiblemente mirando si consideramos que hay distorsiones en el funcionamiento de la cadena de comercialización”, aclara Carlos Furche.

No es el único tema para los lecheros. Al analizar los 100 primeros días, el presidente de Aproleche Osorno, Dieter Konow, recalca un tema pendiente: “Prácticamente todo el valle central de la Décima Región no tiene conectividad de celular, mucho menos de internet, y los sectores rurales están totalmente abandonados desde ese punto de vista. No vemos que se vaya a concretar conexión alguna, dado que las grandes compañías no están interesadas por la baja densidad de población”, explica, y llama a las autoridades a considerar este aspecto para el desarrollo productivo agrícola.

 

RECURSOS HÍDRICOS 

La presidenta de la junta de vigilancia del río Elqui, Mariela Arqueros, critica que los primeros 100 días del Gobierno se hayan centrado en medidas que califica como “de carácter social”, sin impacto en el sector productivo.

En su región, el déficit de agua se ha vuelto crítico, por lo que alerta de la necesitad de contar con infraestructura de mayor envergadura y también por proyectos de riego, “para intentar vencer la desertificación”.

Frente a esos cuestionamientos, Furche detalla una serie de ajustes que se realizan en la CNR (ver recuadro) y menciona que están estudiando cuáles de los 14 embalses que anunció la Presidenta Bachelet el 21 de mayo podrán entregarse dentro de estos cuatro años, y cuáles quedarán en construcción o en estudio. También afirma que -respecto de las modificaciones al Código de Aguas- los agricultores son los más perjudicados con el cuadro normativo actual.  

“Es evidente lo que atravesamos cuando hay escasez de recursos hídricos. Los derechos de agua aprobados son infinitamente superiores a los recursos disponibles. Eso también requiere de ajustes (…). Desde el punto de vista institucional también es necesario un ajuste que permita hacer un trabajo más articulado entre las distintas agencias”, plantea Furche.

El ministro comenta que si bien es difícil combinar los problemas coyunturales con los planes de mediano y largo plazo, para los próximos seis meses hay cuatro temas prioritarios, entre ellos validar y dar credibilidad a la estrategia que han diseñado para enfrentar el déficit de agua. Insiste en que también se enfocará en el plan de control de la lobesia botrana, que tiene $7 mil millones para este año, y en el que es quizás -por su vasta experiencia en ese ámbito- su tema favorito: fortalecer la presencia de Chile en los mercados internacionales.

Para eso ya tiene la agenda ocupada y llama al sector privado a sumarse, aunque los resultados -dice- los analizará en el balance anual.

 Evaluaciones y metas de los serviciosSAG, MIRADA MÁS ESTRUCTURAL

“Hemos puesto en marcha un grupo especial de trabajo, desde hace más de dos meses, para tener una mirada más estructural del trabajo del SAG, de forma de que podamos recoger sugerencias de ajustes de fondo. Durante más de 20 años el SAG ha cumplido bastante bien sus funciones y ha sido un instrumento fundamental para la presencia de Chile en los mercados internacionales, pero es hora de mirarlo a la luz de las nuevas urgencias, necesidades y demandas. Espero en los próximos meses tener un informe final para tomar medidas más de fondo”.

“(…) No quiero concentrarme solo en los recursos, porque aquí hay temas de gestión, de definición de prioridades, de algunas funciones que no necesariamente tienen que seguir radicadas en el SAG… Es una mirada más global, pero es probable que signifique una inyección de recursos”. 

 

INDAP, INCORPORANDO VISIONES

“Indap ha repuesto mecanismos de diálogo y de consultas a nivel nacional y regional, con las distintas organizaciones de productores, de forma que la redefinición de sus tareas tiene incorporado el trabajo y la visión de todos ellos, y me parece que eso es algo que hay que rescatar”.

“Este servicio ha debido hacer frente sucesivamente a un conjunto de emergencias en este período, como el terremoto en la zona norte, luego los problemas de déficit hídrico en las regiones de Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Los Lagos y Aysén, y los problemas con el invierno en la parte alta de La Araucanía, y todo eso me parece que se ha hecho con bastante eficacia”.

“Para fin de año, entre las tareas principales está consolidar lo que definimos como prioridad de apoyo a los pequeños productores a través de la concentración de los recursos del Indap”.

 

ODEPA, COMISIONES POR RUBROS

“Hemos pedido que tome como una de sus funciones principales la dinamización de las comisiones por rubros. (…) Lo que esperamos de la constitución de ellas es una definición de prioridades de corto plazo y una mirada de mediano y largo plazo, que permita tener un rumbo compartido respecto de lo que hay que hacer para el desarrollo de cada una”. 

“También hemos profundizado el desarrollo de los reglamentos de comercialización. Se puso en vigencia el del maíz, elaborado en la administración anterior, y estamos trabajando en el reglamento del trigo y eventualmente de otros cereales y del arroz”.

“Constituimos una unidad de seguimiento y transparencia del mercado, que tiene como tarea principal identificar dónde están los puntos sobre los cuales la política pública debe intervenir y corregir las asimetrías”. 

 

CNR, ELIMINAR BARRERAS

“Hemos modificado el reglamento para el funcionamiento de la Ley de Fomento al Riego, para simplificar sus procedimientos y eliminar barreras de acceso, sobre todo para los pequeños y medianos, para que compitan productores relativamente homogéneos”. 

“Hemos adelantado concursos que todavía estaban pendientes, por más de $21 mil millones. Ya se lanzó uno por $7 mil millones, y en agosto se lanzará otro por $8 mil millones para obras de mayor envergadura”. 

“Hemos empezado a trabajar para identificar programas que nos permitan potenciar la construcción de pequeñas obras de riego y estamos en una política de fortalecer la CNR a nivel regional. Espero en los próximos meses abrir una oficina en Temuco, con la mira de descentralizar la preparación y evaluación de los proyectos”.

Agricultores piden gradualidad en reforma tributariaPara casi todos los gremios, la reforma tributaria es un tema. La preocupación se centra en el cambio que significará para muchos productores pasar de tributar bajo renta presunta a renta efectiva. El presidente de Fedefruta, Juan Carolus Brown, plantea una puesta en marcha diferida. “Que haya gradualidad, porque la gente tiene que acostumbrarse a llevar un sistema de administración. La renta presunta es algo que tiene que tender a desaparecer en el tiempo, pero no en forma abrupta”, dice.

Por la misma línea va el presidente de Aproleche Osorno, Dieter Konow, quien explica que las asesorías contables son escasas y no siempre calificadas en la zona. Afirma que es un cambio cultural que toma tiempo y es “imposible de implementar en el corto plazo, aun cuando pueda ser acertado”.

Pese a los ajustes que se indicaron en el proyecto al aumento del impuesto a los alcoholes, que afectará en particular al vino, el presidente de Vinos de Chile, René Araneda, recalca su desacuerdo. “Se dice que es un impuesto correctivo, pero con el vino no hay conducta que corregir, porque los niveles de consumo en Chile demuestran que ya estamos en el rango considerado moderado”, explica.

Conflicto en La AraucaníaSi bien el conflicto mapuche se debe abordar desde una perspectiva más amplia que la agrícola, el presidente de la Sofo, Marcelo Zirotti, explica que gran parte de la violencia rural se origina por la entrega indiscriminada de tierras productivas por parte de la Conadi, que después no se trabajan.

El ministro Carlos Furche dice que le parece justa esa crítica y asegura que, en la medida que se profundice la entrega de tierras, se debe desarrollar un trabajo más activo y con más recursos para poner en producción esos predios. “De no hacerlo, creo que el efecto es exactamente el contrario al que se busca”, dice Furche, y agrega que en la Región de La Araucanía, además de promover el diálogo político y social se requieren más recursos e inversiones para enfrentar la pobreza, desigualdad y desajustes productivos, ya que “son parte de la raíz de los problemas que se están expresando entre los mapuches y otros sectores”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista de Campo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *