24 de junio de 2014 04:07 AM
Imprimir

Corvina juvenil en los primeros lances de la prospección

A una semana de haber comenzado la prospección de corvina rubia autorizada por la Dirección de Pesca de la Provincia de Buenos Aires en aguas interiores del Río de la Plata, que abarcan la Bahía de Samborombón, todavía no hay información oficial sobre los datos de las capturas de las 17 parejas que operan en la zona y que descargan en los puertos de Berisso, Lavalle y el puerto del Río Salado.

Otto Wöhler, director Nacional de Investigaciones y a cargo de la dirección del INIDEP, reconoció ante la consulta de este medio que “todavía no llegó nada escrito” a su despacho como para tener un panorama sobre lo que ocurre en el relevamiento, en base a datos concretos.

“Tenemos observadores y técnicos haciendo muestreos de los desembarques. No quiero decir nada hasta tanto no tener información respaldatoria”, dijo el titular de la DNI.

Fuentes extraoficiales a las que accedió REVISTA PUERTO marcan una presencia generalizada de ejemplares juveniles en todas las áreas prospectadas, aunque con algunos matices: La corvina más chica apareció en zonas cercanas a la costa, principalmente frente a Lavalle. En tanto más al norte, en un área conocida como “Los Picos”, incluso al norte de Punta Piedras, los ejemplares aumentaron un poco de tamaño.

“En ninguno de los casos están apareciendo ejemplares que superen los 500 gramos de peso”, contó un armador que recibió información de los desembarques de la primera marea en Lavalle. “La mayoría de la captura está por debajo de los 300 gramos y aparece un pequeño porcentaje que está entre los 300 y 500 gramos, lo que se considera como un ejemplar juvenil comercial”, precisó.

Del relevamiento en principio participarían 18 embarcaciones, pero la cifra terminó casi siendo el doble, lo que marca el alto nivel de presiones e influencias que debe soportar, con poco éxito, la Dirección de Pesca bonaerense.

Otro armador consultado coincidió en la prevalencia de corvina juvenil en todas las áreas prospectadas, aunque alertó la presencia en muelle de abundantes cajones con corvina negra.

Así como resulta excesivo el número de embarcaciones que participan de la prospección, nadie duda a esta altura que aunque el INIDEP reciba datos elocuentes de la presencia mayoritaria de corvina juvenil, la prospección se mantendrá hasta el 30 de junio, último día de vigencia del estudio.

Si estos datos se mantienen resultará difícil para la autoridad de aplicación habilitar el área de la Bahía al resto de la flota para iniciar la zafra. Aunque lo más complicado parece ser adoptar una veda permanente para todas las flotas hasta que la corvina aumente de tamaño y en sintonía, su valor comercial.

Sostener una pesquería basada en la captura de ejemplares juveniles, además de ir a contramano de cualquier manual de buenas prácticas de manejo pesquero, le sirve a unos pocos.

A los pescadores que operan desde Lavalle, donde el pescado esta cerca y la estiba no es tan cara como en Berisso. A los dueños de los frigoríficos, que pagan pescado chico más barato y hacen la diferencia con grandes volúmenes. Y a los políticos permeables a las presiones.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista Puerto - Mar del Plata

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *