25 de junio de 2014 11:38 AM
Imprimir

Efecto del tipo y de la cantidad de alimento en el pH cecal de los caballos

La variación en el patrón de alimentación natural aumenta el riesgo de trastornos digestivos.

La alimentación con un exceso de grano puede tener efectos negativos en el pH cecal de los caballos de modo que lo reduce hasta valores cercanos a 6, y puede provocar el desarrollo de condiciones clínicas.

 

El tracto digestivo del caballo está diseñado para procesar pequeñas cantidades de hierba y otros forrajes de forma continua. El manejo actual de los caballos a menudo incluye grandes cantidades de grano, alimentación periódica de heno y largos periodos en los que el caballo tiene poco o nada que comer. Estas variaciones del patrón de alimentación natural pueden alterar el equilibrio microbiano en el intestino del caballo, lo que aumenta el riesgo de aparición de trastornos digestivos.

 

El tipo y la cantidad de comida afectan a la digestión del almidón en los caballos. Un efecto de la digestión se relaciona con el equilibrio del pH en el intestino grueso. Por ejemplo, el pH cecal será significativamente menor a las cuatro, cinco y seis horas después de comer 6 kg de pienso dulce en comparación a cuando se alimenta solo de heno. Cuando se alimenta de concentrado, los niveles de ácido láctico son también más altos.

 

El pH fecal varía entre caballos así como a lo largo del día y según la dieta en el mismo caballo. Por esta razón, no es práctico decir que un número específico es el pH óptimo para todos los caballos en todo momento. En una medición de pH fecal, los caballos alimentados con hierba produjeron heces con un pH de 6,75; los caballos de carreras alimentados con un 70 % de avena y 30 % de forraje tuvieron un pH fecal promedio de 6,38; y los ponis alimentados con forraje tenían un valor de 6,49.

Sin embargo, es razonable decir que los cambios extremos en el intestino grueso causados por un exceso de grano son una de las principales causas de laminitis en caballos. Con el exceso de grano, el pH cecal podría caer hasta 5,72 ocho horas después de la comida. Este cambio puede ser seguido por un aumento significativo de microorganismos de Lactobacillus, la muerte de los organismos favorables, una liberación de endotoxinas y una acumulación de ácido láctico.

 

En una presentación en el 12th Equine Nutrition and Physiology Symposium, un grupo de investigadores presentó un estudio* en el que los caballos fueron alimentados con 1-2, 2-3 o 3-4 g de almidón/kg de peso corporal/comida utilizando avena o maíz como fuente de almidón.

Como era de esperar, en todos los niveles de consumo, el pH cecal fue menor cuando se introdujo el maíz, y el diferencial entre los dos cereales aumentó en proporción al consumo de almidón.

El aumento del consumo hasta los niveles generalmente aceptados como “seguros” por algunos nutricionistas no redujo de forma significativa el pH cecal. Sin embargo, la alimentación con la misma cantidad de almidón de maíz causó una marcada reducción en el pH cecal a valores cercanos a 6.

 

Los investigadores consideraron que un pH cecal de 6 representaba acidosis subclínica, y que los valores de pH inferiores a 6 significaban un riesgo considerable para el desarrollo de condiciones clínicas.

 

La noticia completa se puede leer en http://www.equinews.com/article/effect-meal-type-and-size-cecal-ph-horses

 

*Radicke, S, E. Kienzle, and H. Meyer. 1991. Preilial apparent digestibility of oats and corn starch and consequences for cecal metabolism. Proceedings of the 12th Equine Nutrition and Physiology Symposium, Calgary, Canada, pp. 43-48.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Portal Veterinario

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *