25 de junio de 2014 14:27 PM
Imprimir

Contra la paloma ! ! !

En el 6° Congreso Argentino del Girasol, que se realizó recientemente en Buenos Aires, dos técnicos del INTA y un productor pampeano contaron qué medidas de manejo se pueden llevar adelante para reducir las importantes pérdidas que las torcazas viene produciendo durante las últimas campañas en los lotes girasoleros. Sebastián Zuil, especialista del INTA en […]

En el 6° Congreso Argentino del Girasol, que se realizó recientemente en Buenos Aires, dos técnicos del INTA y un productor pampeano contaron qué medidas de manejo se pueden llevar adelante para reducir las importantes pérdidas que las torcazas viene produciendo durante las últimas campañas en los lotes girasoleros.

Sebastián Zuil, especialista del INTA en el control de esta plaga, contó que los daños causados por las aves se producen de forma irregular en cada zona. En lugares con alta población de aves, Zuil recomendó seleccionar el híbrido por su inclinación, pericarpio y luego por su rendimiento. Al momento de sembrar es importante reducir la densidad de plantas y fertilizar; y en caso de encontrar daño, es imprescindible realizar un secado anticipado del cultivo.

En zonas de baja población de palomas, en cambio, aconsejó seleccionar el híbrido priorizando el rendimiento; sembrar las plantas en su densidad óptima y sólo secar anticipadamente el cultivo en caso de encontrar daño.

Horacio Allochi, un productor de la localidad pampeana de Embajador Martini, dijo que hace una década que combate contra la plaga de la paloma torcaza. “Hacemos girasol desde hace 35 años, tanto común como confitero, y vimos explotar el problema en el 2004. Creemos que vino de la mano de la siembra directa, una técnica que trajo mucho progreso a la zona, y que no vamos a dejar de utilizar por estos inconvenientes”, indicó.

Para el productor, la disminución del daño debe plantearse desde el momento que se planifica el cultivo. “Nuestra experiencia nos indica que si se logra un buen cultivo, de modo que parezca una selva, las palomas tienen más problemas para volar en su interior y terminan comiendo menos”, aseguró. Por eso, recomendó elegir bien el lote, cuidar que no contenga impedimentos radiculares. Y también hay que prestar atención al cultivo antecesor, al manejo del barbecho y al control de las malezas.

Allochi afirmó que para reducir los daños causados por la plaga hace 5 años que utilizan defoliantes químicos. “No deben pasar más de 6 días entre la aplicación y la cosecha, porque sino se disparan los daños. Durante esos días no debe haber riesgo de precipitaciones, las aplicaciones deben hacerse con máquinas terrestres y la humedad del cultivo debe ser del 15% como mínimo al momento de la cosecha”, recomendó.

El investigador del INTA Mauricio Farrell también se refirió al uso de defoliantes químicos para minimizar los daños por palomas en girasol. “Desde que el cultivo llega a la madurez fisiológica, pasan de 18 a 22 días hasta la cosecha. Es clave acortar ese período, para quitarle la disponibilidad del cultivo a la paloma”, concluyó.

Fuente: Clarin

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *