26 de junio de 2014 00:15 AM
Imprimir

España logra mejoras en la pesca de países de Asia dañados por el tsunami

España y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) han conseguido avanzar en la recuperación y el desarrollo de la pesca artesanal de seis países del sudeste de Asia, asolados por el tsunami de 2004, el mayor maremoto de la historia reciente.

La Asociación Española de Cooperación Internacional (Aecid) y la FAO han presentado los resultados de un proyecto de cuatro años para mejorar la pesca litoral en Camboya, Indonesia, Filipinas, Sri Lanka, Timor Oriental y Vietnam. Los pescadores de estos países quedaron en la miseria tras el tsunami de hace diez años.

Se trata del Programa Regional de Medios de Vida Pesqueros (RFLP), al que España ha destinado 12 millones de euros y que ha supuesto una ayuda directa para 35.500 personas, según ha explicado el secretario general de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Gonzalo Robles.

Robles ha subrayado el “éxito”, que ha supuesto el fortalecimiento de las comunidades de pescadores, una década después del tsunami.

Tanto el secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, como el director del programa RFPL, José Parajuá, han insistido en que lo más importante no ha sido solo el dinero, sino la “cooperación técnica” y dotar de conocimientos a los pescadores para mejorar su forma de vivir, tanto en las rentas como en su propia seguridad.

Los pescadores del sudeste asiático quedaron en la miseria tras la catástrofe de hace diez años.

Para estas poblaciones, “la sostenibilidad significa salir a pescar y explotar los recursos”, ha añadido Domínguez, quien ha subrayado que España puede contribuir “de manera ideal”, por tener diversos tipos de flota y acuicultura.

Mejoras en la seguridad de los marineros

El programa se ha centrado en medidas de gestión entre los pescadores y sus autoridades gubernamentales; en actuaciones para mejorar la seguridad en el mar y la prevención, ya que falta cobertura social en estos países y un accidente laboral deja a una familia sin sustento.

También ha integrado formación para evitar las pérdidas por una mala manipulación o conservación del pescado; además, los responsables del proyecto han tratado de facilitar el acceso a los servicios de microfinanzas a pescadores, vendedores y procesadores.

El Gobierno español y en concreto la Secretaría General de Pesca ha aportado también experiencia sobre conservación y zonas marinas protegidas.

Comunidades pobres

Parajuá ha detallado las dificultades que tiene reflotar en estos países un sector localizado en “comunidades muy pobres” sin apenas organización o costumbre de anotar las capturas.

Sin embargo, se ha conseguido potenciar legislación en naciones como Sri Lanka o la implantación de “licencias” para Vietnam, Indonesia o Camboya.

También se ha trabajado en el combate contra la pesca ilegal y por ejemplo, en Timor se suministraron dispositivos con GPS y un botón pulsador para que los barcos comunicaran actividades ilícitas e incluso para la propia seguridad de los marineros; esta idea ha sido premiada por la organización WWF.

El director de Política Pesquera y Acuicultura de la FAO Lahsen Ababouch ha valorado la contribución “fuerte” de España a la cooperación, sobre todo en un momento de crisis económica.

Ababouch ha recordado que España es el segundo mayor donante a la FAO, por detrás de Noruega, para programas de pesca, con vistas a potenciar la actividad sostenible y a combatir las actividades ilegales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Efe

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *