26 de junio de 2014 10:42 AM
Imprimir

Unión Europea interesada en compartimento ovino

URUGUAY : Las autoridades de la Unión Europea se muestran interesadas en el compartimento ovino que desarrolla Uruguay, buscando derribar las barreras para el ingreso de cortes con hueso en varios países del viejo continente y en otros destinos.

Así como el desarrollo de la trazabilidad bovina obligatoria, a través de la cual Uruguay es ejemplo en todo el mundo despertó el interés de varios países, ahora el compartimento ovino acaparó la atención de las autoridades de la Unión Europea y otras naciones de América del Norte que también quieren conocer más sobre esa experiencia. El director general de los Servicios Ganaderos (MGAP), Francisco Muzio, dijo en rueda de prensa que en el marco de las reuniones bilaterales mantenidas por la delegación uruguaya en la Asamblea Anual de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), celebrada en París, las autoridades de la Unión Europea “se mostraron muy interesados en aplicarlo” y en conocer más a fondo la experiencia que es inédita en el mundo.

 

El ingreso de cortes ovinos con hueso en varios países de Europa ha sido una de las metas más perseguidas por Uruguay para valorizar su carne, pero esos mercados siempre pusieron trabas, argumentando que el hueso podría ser vector de transmisión de la fiebre aftosa. Si bien a lo largo de todos estos años, existieron y se presentaron pruebas científicas que dejaban bien en claro que la enfermedad había sido derrotada en Uruguay, la salida -para productores y autoridades uruguayas- fue poner en marcha un compartimento ovino para fiebre aftosa y a cielo abierto, herramienta amparada en el código sanitario de la OIE y avalado por este organismo. Esa experiencia viene avanzando con mucho éxito.

 

Muzio aseguró que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca ya envió las notificaciones formales a las autoridades sanitarias de los países con los que hay interés de comercializar carne ovina con hueso y en lo interno, ya se emitió la resolución que establece que es la Dirección General de Servicios Ganaderos la que realizará el control del compartimento y la que certificará la carne ovina que se produzca adentro del mismo, buscando brindarle las máximas garantías a los mercados. Además, con la Unión Europea, se oficializó la información con Estados Unidos, Canadá y México, entre otros destinos hacia los que está mirando Uruguay para colocar su carne ovina con hueso.

 

Por su parte, el delegado uruguayo ante la OIE y ex presidente del organismo internacional, Carlos Correa, sostuvo que el compartimento ovino tomó “suma trascendencia e importancia”, al punto tal que “en la próxima Reunión Regional de las Américas, que se va a realizar en México durante el mes de noviembre, es uno de los dos temas técnicos propuestos”. En esa reunión participarán delegados de 30 países de las Américas, pero lo más importante es que, en todas estas reuniones, “siempre surgen recomendaciones que luego son propuestas y posteriormente votadas por la Asamblea General de delegados de los 180 países miembros”, indicó.

 

 

Avance.

Mientras tanto, en el compartimento hay 1.500 corderos encerrados, con pesos de entre 20 y 30 kilos al destete.

“Los animales fueron evaluados sanitaria y productivamente por el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL). Posteriormente, esos atributos fueron certificados por las autoridades sanitarias (MGAP)”, explicó a El País el doctor Jorge Bonino Morlán, especialista que conforma desde hace décadas la delegación uruguaya ante la OIE. La salida de los predios remitentes se hizo a través de camiones precintados por el MGAP que fueron abiertos por técnicos oficiales a su llegada al compartimento.

 

Cada cordero fue identificado individualmente (se puede trazar su historia), se sacaron muestras de sangre y la Dirección de Laboratorio Veterinario (Dilave) “Miguel C. Rubino”, certificó que estaban libres de fiebre aftosa.

 

Bonino explicó que luego esos corderos fueron sometidos a una sanidad completa y revisados uno por uno. “Ahora están siendo engordados y se habla con la industria frigorífica para hacer una faena, cuando corresponda, bajo las condiciones establecidas por el MGAP”, explicó el experto que es clave en la experiencia.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Pais

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *