26 de junio de 2014 10:02 AM
Imprimir

EE.UU. y Canadá fortalecen controles sanitarios para la importación de alimentos desde Sudamérica

Canadá y Estados Unidos aplicarán para 2015 y 2016, respectivamente, cambios en los requisitos para el ingreso de alimentos a su territorio.

Las exigencias recaerán sobre los importadores de América latina y el Caribe, que tendrán que asegurarse de que sus proveedores en el extranjero cumplen las exigencias sobre inocuidad.

 

Las medidas a implementar de ambos gobiernos se engloban en el marco de las políticas de seguridad alimentaria que ya vienen haciendo otros países con el objetivo de proteger la salud de los consumidores, dado éste a partir del creciente aumento de los incidentes sanitarios, con lo cual se busca no sólo detectar los riesgos antes que el producto ingrese al mercado sino y principal que permita una prevención y así lograr una reacción a tiempo.

 

En el caso de Canadá, la modificación se consolida en una sola ley, la cual obliga además a que los alimentos importados cuenten con planes de control preventivo y a mantener riesgos de sanidad necesarios en cada etapa de la cadena de producción.

 

Este país importa el 70% de la comida procesada, así como frutas y vegetales frescos.

 

Desde el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la especialista en sanidad agropecuaria Ana Cordero señaló que la legislación canadiense responde “al aumento en el comercio de alimentos, lo que obliga a las naciones a fortalecer los mecanismos de control de inocuidad”.

 

Según publicó Diario Bae, la normativa se encuentra abierta a consulta hasta el 21 de julio próximo, luego del cual entrará en vigencia el año entrante.

 

En el caso de los EUA, sus cambios tienen características similares a las de su vecino país, con la diferencia de que el plazo de consulta finalizó en marzo pasado y se aplicará recién en 2016.

 

Las autoridades norteamericanas exigirán a importadores de alimentos a mejorar las prácticas de transporte sanitario y a implementar acciones que eviten su adulteración intencional. Este último responde, por ejemplo, a la introducción de agentes biológicos en los productos de consumo humano, en los establecimientos donde se fabrican, procesan, envasan o almacenan.

 

De acuerdo con la nueva ley, los importadores son responsables de asegurar que sus proveedores en el extranjero tengan aplicados los controles preventivos adecuados, lo que hace que el alimento importado sea tan inocuo como el doméstico.

 

Para el director de BIM (Business Issue Management), Gustavo Idígoras, y también ex agregado agrícola ante la UE, “el desafío se centra ahora sobre las certificaciones sanitarias públicas que deberán adaptarse” a estas nuevas exigencias.

 

“Lo mismo para las industrias que tendrán la misión de cambiar su infraestructura en pos de no perder el mercado”, agregó el experto.

 

La importancia radica en que ambos países representan para la Argentina ingresos de divisas por u$s2.050 millones, según los datos aportados por la Fundación Exportar pertenecientes al año 2013.

 

Se trata de productos primarios y agroindustriales, entre los que se destacan: cereales, miel, frutas frescas, azúcar, vino, lácteos, carnes, infusiones, entre otros. Y donde los alimentos con valor agregado representan más del 60% de los envíos. El comercio internacional de alimentos pasará en breve por las preocupaciones concretas sobre riesgos microbiológicos, residuos de plaguicidas, utilización inadecuada de los aditivos alimentarios, contaminantes químicos –incluidas las toxinas biológicas– y la adulteración.

 

Todas exigencias que no tienen que ver con mayores beneficios económicos para el exportador si los cumplen, sino por el contrario se pueden traducir en sanciones y en una condición para permanecer en el mercado y ganar respeto frente a sus competidores

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *