28 de junio de 2014 12:19 PM
Imprimir

Caída en las exportaciones: 18% en mandarinas y 100% en naranjas

Los datos fueron aportados por la Cámara de Exportadores de Citrus del NEA. "Más allá de cualquier dificultad, vamos a seguir adelante", aseguró su titular, Mariano Caprarulo. El sector tramita créditos internacionales.

El Dr. Mariano Caprarulo, director ejecutivo de la Cámara de Exportadores de Citrus del Nordeste Argentino (CECNEA), precisó que el sector afronta una caída del 18 por ciento en las exportaciones de mandarinas y 100 por ciento en naranjas, en comparación con el año pasado, que “tampoco fue bueno”, ya que se venía de una helada enorme y había poca fruta. “Este año tenemos un poquito más”, reconoció.

La apertura de mercados más competitivos “en cuanto a la relación costo – beneficio – precio”, “una política de incentivo de la actividad formal y en blanco” y el “acceso al crédito fuerte internacional” son algunas de las líneas de acción que CECNEA considera relevantes para que la exportación de citrus supere la crisis que arrastra desde hace ya varios años.

Entrevistado en el programa “Despertá con Nosotros” por Oíd Mortales Radio, Caprarulo explicó que la devaluación de principios de 2014 no trajo beneficios significativos para el sector: “Cuando vino la devaluación, ya habíamos terminado la actividad, y cuando la reiniciamos, a partir de mayo y junio, la devaluación ya había sido absorbida por la suba en los costos”. “A eso hay que sumar que debíamos cumplir con nuestra gente, y los productores exportadores y, en general el citrus, hizo un esfuerzo muy grande en paritarias para prácticamente llegar a un 30% de aumento. Si bien es un 14 y un 14, en el acumulado se llega casi al 30”, precisó.

 

Ni Brasil ni Estados Unidos

“Somos socios del Mercosur y es insólito que no podamos entrar a Brasil. Exportamos con el mismo protocolo a Europa y no podemos entrar regionalmente. El Estado brasilero se opone y no sé por qué razón”, lamentó Mariano Caprarulo.

El titular de la CECNEA comparó con lo que sucede del otro lado del río: “Uruguay sí lo está haciendo, un país que tiene el mismo status fitosanitario que nosotros, que está exportando mucho a Brasil, cosa que nosotros podríamos hacer”.

Caprarulo aseguró que venderle citrus a Brasil “sería una mejoría a nuestros ingresos anuales, no sólo porque es bueno el precio y la demanda, sino porque son fletes menores, terrestres, sin tanto riesgo”.

El director ejecutivo de Cámara depositó sus expectativas en que las negociaciones en marcha permitan destrabar la negativa brasilera. “Me dijo la presidente del SENASA, la ingeniera Diana María Guillén, que el ministro Casamiquela tenía una reunión bilateral para tratar de abrir Brasil”.

Tampoco el citrus argentino ha podido ingresar a los Estados Unidos. “La provincia nos ha apoyado mucho. Hemos ido a Estados Unidos y tratado de abrir el mercado, pero eso sigue demorado y va a llevar su tiempo, porque recién ahora se terminó la parte técnica del limón y el SENASA, me consta, pidió que se abriera para el citrus dulces”, contó Caprarulo.

Consideró crucial “presionar desde el Estado nacional y desde las provincias del NEA para lograr entrar en Estados Unidos, porque allí hay un precio que realmente supera cualquier expectativa y haría que la actividad sea nuevamente rentable anualmente. Deberíamos conseguir entrar, teniendo en cuenta que Uruguay también entró, que está exportando, que tiene el mismo status, la misma variedad”.

 

Japón está abierto, pero…

“Japón está abierto. Lo que ocurre es que exigen que venga un inspector japonés, que es caro y entonces estábamos hablando con el Senasa para traerlo”, aclaró Caprarulo.

Anticipó que “este año se enviaría muy poca fruta pero el año que viene arrancaríamos con fuerza, aunque es un mercado muy exigente, que tiene un precio que no es tan conveniente y el riesgo es grande, porque son más de 50 días en barco y con un mercado que no te perdona ningún error ni complicación. Pero igual, creo que lo vamos a mantener”.

 
Altos costos, presión fiscal y falta de incentivos

Mientras se aguarda la apertura de Brasil y Estados Unidos, el citrus del nordeste sigue llegando a sus destinos tradicionales. Pero las cuentas no cierran.

“Hoy Europa sigue siendo un lugar adonde mandamos citrus dulce, lo mismo que Rusia y el sudeste asiático. Los precios son razonables. Lo que pasa es que no nos sirven a nosotros por nuestro tipo de cambio, los altos costos y fundamentalmente la gran presión fiscal que tenemos. No ha habido una política de incentivo de la actividad formal y en blanco para recompensar a los productores exportadores ni al sector en general, lo cual torna todo muy pero muy difícil”, reconoció el titular de la CECNEA.

 

Arbitrariedad jurídica

A la lista de desafíos que enfrenta el sector, Caprarulo agregó la “situación jurídica”. A su entender ” hay una arbitrariedad manifiesta en todos los ámbitos administrativos y judiciales en contra de la actividad empresarial. Si bien estamos de acuerdo en que se proteja al trabajador, es una locura lo que está pasando en cuanto al riesgo de las empresas por los juicios”, insistió.

 

Acciones positivas

“Todo esto conspira concretamente contra la actividad, pero nosotros estamos tratando de generar acciones positivas”, dijo Caprarulo, al referirse a las gestiones que se llevan adelante para que el sector acceda al crédito internacional.

“Estamos hablando con la provincia, y en eso tenemos que reconocer que nos ha apoyado, para de una buena vez conseguir acceso al crédito fuerte internacional. Tengan en cuenta que hace dos años tuvimos la helada más grande los últimos 70 años y la ayuda fue nula. Están muy castigadas las empresas que hacen la actividad integrada desde la quinta al empaque y exportación, toda una cadena de valor enorme. Tuvimos unas pérdidas muy considerables y nadie se levanta si no tiene apoyo crediticio, por lo cual estamos hablando con la provincia para que nos ayude, ya que somos sujetos de crédito, somos mostrables, trabajamos en blanco y tenemos responsabilidad social, y tenemos una actividad que puede pagar un crédito, para que nos presente ante el BID y ante los organismos internacionales, para realmente tener un apoyo que sea superador y ponernos a la altura de cualquier actividad de la misma naturaleza en el mundo”, explicó.
Admitió no obstante que “lo que está pasando con los fondos buitres” torna incierta la reacción de los bancos internacionales. Pero, “más allá de cualquier dificultad, vamos a seguir adelante”, concluyó.

 

Las cifras de la caída en mandarinas y naranjas

Los números de las exportaciones de 2014 no son muy alentadores. “El año pasado no fue bueno. Veníamos de la helada enorme, teníamos poca fruta. Este año tenemos un poquito más. A pesar de toda la situación que describí, estamos cuidando mucho en todo lo que podemos el nivel de actividad, los mercados y nuestra gente. Pero estamos en un 18 % menos de mandarina y en naranja un 100 % menos. Hasta ahora prácticamente en naranja no se ha podido hacer nada”, precisó el Dr. Caprarulo.

Existe la posibilidad de que las cifras mejoren gracias a la naranja de verano. “Estamos esperando a ver qué pasa con la naranja, con las variedades que vienen, sobre todo con la naranja de verano, que es nuestra Valencia Late. Si Sudáfrica, que tiene muchos problemas sanitarios, se retira de Europa, podríamos tener alguna posibilidad de volver a exportar naranjas, lo cual sería una ayuda importante para el ingreso anual, para cubrir los costos y sobre todo mantener el nivel de actividad, ya que redundaría en tres meses más de trabajo para las empresas y para la gente”, vaticinó Caprarulo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *