30 de junio de 2014 12:02 PM
Imprimir

Tiempo suplementario en la nutrición animal

Efecto del agregado proteico durante el último tercio de gestación.
El sorgo es una gramínea tropical originaria del nordeste de África, que se ha adaptado mediante mejoramiento genético a las regiones templadas del mundo. En nuestro país existe un marcado interés por este cultivo en los sistemas de producción animal ya sea como grano, forraje en pie o ensilaje, que en la Cuenca del Salado bonaerense se ha manifestado con un creciente uso diferido durante los últimos años.
 
 
Si bien este cultivo a diferencia de otros ofrece mayor rusticidad, menor costo de producción y brinda la posibilidad del ensilaje, su uso avanzado el invierno puede brindar una menor proporción de proteína bruta, afectando el nivel nutricional de la vaca durante la gestación, y por lo tanto el desempeño productivo y reproductivo de la descendencia.
 
 
Frente a ese déficit estacional y dado que la suplementación con subproductos proteicos podría mejorar el estatus nutricional de los vientres impactando en el crecimiento y desarrollo de la descendencia, técnicos de la Estación Experimental del INTA Cuenca del Salado realizaron una “evaluación del efecto de la nutrición de la vaca durante su último tercio de gestación en el crecimiento de los terneros pre destete y posdestete de las hembras, el desarrollo de los órganos genitales y el porcentaje de preñez”.
 
 
El trabajo se realizó en el campo experimental “Colonia Ortiz Basualdo” del INTA sobre un rodeo de 90 terneros hijos de vacas multíparas de la raza Angus, que recibieron dos tratamientos nutricionales. Para el ensayo “la totalidad de las vacas consumieron un sorgo diferido durante el último tercio de gestación, con una carga total de 8,5 vacas por hectárea y una disponibilidad de 10,2 TnMS/ha”.
 
 
El grupo suplementado recibió 1,6kg de pellet de girasol diario desde mediados del mes de junio hasta el parto. Una vez paridas las vacas fueron agrupadas en un mismo potrero hasta el destete, a mediados de abril del año siguiente. El periodo de recría de hembras comenzó en el mes de mayo, con pastoreos diarios de 4 horas con acceso permanente a un maíz diferido hasta el mes de septiembre, momento en el cual ingresaron a un campo natural reservado hasta el final del servicio.
 
 
Con el seguimiento se registraron los pesos vivos de los terneros en el mes de octubre, al destete y durante la recría al inicio de la misma (PIR) en el mes de mayo y en noviembre, al inicio del servicio (PIS). Con el trabajo “se estimaron las ganancias de peso (GDPV) durante las etapas predestete y posdestete”. Además “se les realizó una clasificación por palpación y ecografía del desarrollo reproductivo, durante la etapa de recría en los meses de septiembre, octubre y noviembre”.
 
 
Con el análisis de los datos obtenidos los técnicos del INTA Cuenca del Salado pudieron determinar que “no existieron diferencias en las variables estudiadas salvo en la ganancia de peso vivo predestete”. Según los referentes “esto concuerda con otros trabajos que dan cuenta sobre “un posible aumento de peso de los terneros hijos de las madres suplementadas”.
 
 
Según el estudio “en las tres fechas evaluadas previas al entore las vaquillas desarrolladas genitalmente fueron 2,5%, 12,2% y 14,6% para las hijas de las madres suplementadas y 2,5%, 7,3% y 9,7% para las no suplementadas”, sin embargo “estas diferencias no fueron significativas, al igual que el porcentaje de preñez que fue del 90% para ambos grupos”.
 
 
Con estas observaciones los técnicos del INTA concluyeron en que “la suplementación con pellet de girasol a vacas gestantes en el último tercio de gestación consumiendo sorgo diferido, afectó la ganancia de pesos de los terneros al pie de la madre pero dicha diferencia no se vio reflejada en el resto de las variables, sin embargo concluyen la necesidad de continuar con este tipo de estudio aumentando el número de animales evaluados”.
 
Para mayor información:
EEA Cuenca del Salado. Belgrano 416. Rauch.
Tel. 02297 442206
Referente: Sebastián Lopez Valiente.
Fuente: INTA

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *