30 de junio de 2014 12:52 PM
Imprimir

Por el agua en superficie y napas altas se complica la siembra de trigo

Según se desprende del informe semanal de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) unas 155 mil toneladas en el área núcleo penden que mejore el clima y haya condiciones piso para cosechar mientras el deterioro de los granos se pronuncia.

El norte y en especial el este de la franja bonaerense difícilmente olviden la problemática hídrica que les tocó en suerte en la campaña 2013/2014 y que aún mantiene de rehén a buena parte de la cosecha en esa zona. Hay localidades como San Antonio de Areco donde aún resta por recolectar un 15% de la soja de segunda. Respecto a la cosecha maicera en esta zona se avanzó muy poco en la semana y se observan lotes muy caídos. Algunos tienen hasta un 20% de las plantas volcadas y la humedad de grano oscila entre los 22 y 26%.

La Guía Estratégica para el Agro de la BCR sostiene que a esta altura del año pasado se terminaba la cosecha en la región núcleo. Hoy aún falta más de la mitad por levantar del maíz sembrado en diciembre y el retraso no tiene precedentes en los últimos 10 años de producción. En general todas las zonas expresan la preocupación por alta humedad del grano, el avance de enfermedades y el impacto en la calidad de la mercadería. También hay preocupación por la disminución del peso de los granos y la notoria cantidad de plantas caídas en los lotes. Son muchas las localidades que están por debajo de los rindes esperados. Los 90 quintales por hectárea estimados como un promedio para la zona núcleo no pudieron contra la persistencia del mal tiempo.

El este cordobés y el centro-sur de Santa Fe muestran un fuerte avance de la siembra de trigo, pero en el noreste bonaerense no se mueven las sembradoras. En el oeste la implantación marca un 20% y en el este tan sólo un 10%. En esta semana, por fecha de siembra, le toca a los trigos de ciclo intermedio corto. En la porción norte de Buenos Aires, aunque haya tiempo para hacer los ciclos cortos, aún los lotes fertilizados e intencionados para trigo se reasignarían a la oleaginosa dada la persistencia de agua en superficie, barro y napas muy altas.

Por otro lado la precampaña de los cultivos de verano no arroja buenos indicios para el maíz. Problemas financieros, nuevas subas en el valor de la semilla y el resultado de una campaña en la que el maíz de primera dejó un sabor tan agrio, parecen presagiar una nueva expansión de la superficie con soja a costa de otros cultivos.

Por otra parte la Bolsa de Cereales de Buenos Aires señala en su Panorama Agrícola Semanal que a la fecha se implantó a nivel nacional el 48,8% de las 4.300.000 hectáreas estimadas para el presente ciclo triguero. En números absolutos la superficie ya cubierta asciende a 2,1 millones de hectáreas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Opinión - Pergamino

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *