1 de septiembre de 2015 17:17 PM
Imprimir

Perez Companc decidió separar los negocios de la alimenticia Molinos

La familia controlante de una de las mayores empresas de alimentos del país dividirá la actividad agropecuaria del área vinculada con el consumo masivo para potenciar inversiones.

La familia Perez Companc decidió darle una vuelta de tuerca a su grupo empresario con miras a proyectar los negocios futuros teniendo en cuenta el contexto local y el internacional que inciden en el desarrollo, en especial de la empresa Molinos Río de la Plata. Ayer, mediante una nota enviada a la Comisión Nacional de Valores (CNV) y a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, el grupo alimenticio que es controlado por el fondo PCF, anunció su decisión de escindir sus dos operaciones. Es decir, las de venta de granos y la de marcas. En este sentido, en la carta, el mayor proveedor mundial de aceite y harina de soja, y el cuarto de maíz, explicó que “analiza escindir sus negocios vinculados a la comercialización de granos y oleaginosas de los relacionados a productos de marcas y consumo masivo”.

 


Actualmente, Molinos es uno de los principales procesadores de poroto de soja y semilla de girasol del país, con una capacidad de molienda de 6 millones de toneladas de soja y 500.000 de girasol anuales. Esta actividad representa el 50% de sus ingresos, mientras que el 50% restante se nutre del negocio minorista donde es dueña, entre otras, de marcas emblemáticas como Lucchetti; Matarazzo; Granja del Sol; Vieníssima; Gallo; Exquisita; Don Vicente y Preferido. También de Vitina; Arlistan; Good Mark; Lira; Cruz de Malta; Manty; Minerva y Nobleza Gaucha, entre otras.

 


La determinación de separar ambas actividades tiene que ver con la necesidad de permitir una mayor focalización del grupo en las principales estrategias de cada segmento. De todos modos, aún no hay plazos para que la escisión se concrete. Es más, no se trata de una decisión de Molinos sino que estará vinculada a los tiempos legales de los entes regulatorios para autorizar la determinación. Además, de la CNV y de la Bolsa de Comercio, también la AFIP deberá emitir opinión al respecto.

 


Fuentes de Molinos explicaron a El Cronista que ambos negocios vienen operando en conjunto desde hace 15 años. Y agregaron que la escisión permitirá potenciar las inversiones de manera separada. También aseguraron que la decisión no se vincula con la posibilidad de que uno de los dos segmentos se ponga a la venta. “No está en los planes de la familia Perez Companc desprenderse de ninguno de las áreas de negocios”, advirtieron. Según las fuentes, separar la venta de granos del negocio marcario “es la mejor opción para seguir creciendo, teniendo en cuenta los actuales contextos locales e internacionales”. Durante la reunión, el directorio dio el aval para que la empresa contrate un grupo auditor que pueda iniciar el análisis de un proceso de reorganización societaria ya que ambos “requieren procesos de focalización que permitan capturar el máximo valor de cada uno de ellos desde estrategias de crecimiento distintas”. Es más, Molinos ya comenzó a aplicar cambios organizacionales con el objetivo de incrementar la autonomía de cada uno de los negocios en la toma de las decisiones y de permitir a las áreas de recursos humanos desarrollar capacidades diferenciales.

Fuente: Agromeat

Publicidad