2 de septiembre de 2015 18:15 PM
Imprimir

El mercado se desequilibra frente a las influencias negativas de China

Todo el mundo financiero estaba esperando el indicador de manufactura de China (PMI) y este se despachó con un valor por debajo de lo que el mercado esperaba, quedando en 49,7 desde los 50 de julio. Más allá del número, la sensación es que la economía China dista de acomodarse en el corto/mediano plazo.

Las economías emergentes se encuentran muy cuestionadas con la debilidad de sus monedas. Esto lógicamente no ayuda a ningún mercado, y otra vez las bolsas mundiales hicieron escandalosas bajas.

 

Los mercados agrícolas inmersos en esta situación tampoco encuentran espacio para moverse y agitarse, sino más bien se deslizan lentamente incluso en sus propios fundamentos. Y con esto seguimos referenciándonos a China, el gobierno continuo bajando el precio que paga a los agricultores por el maíz. En consecuencia, esto no ayudó en nada al maíz de Dalian, y puede perjudicar las importaciones de DDGs, cebada y sorgo de este país. Por otro lado, nuevos anuncios de entregas en delivery de septiembre y no solo maíz, sino que trigo y aceite de soja van por el mismo camino. Bien sabemos que cuando un producto va a delivery es porque esa es la mejor peor opción de entrega o venta.

 

Por su parte, Brasil reportó que las exportaciones de maíz durante agosto fueron de 2,3 mill de t, mientras que 1,3 en julio, pero menos que los 2,5 de agosto de 2014. El segundo importador de maíz mundial es México, y su moneda se devaluó un 30% en los últimos 12 meses, el efecto de la baja del precio de maíz, tiene impacto mínimo en el neto del precio de las importaciones. Qué podemos pretender del comportamiento de las exportaciones de commodities, frente a este mundo de monedas devaluadas?

 

Las estimaciones de rendimientos buscan un hueco en no más de 168,8 y no menos de 165 BPA en maíz para el USDA de la semana próxima, en cambio para soja, parece ser más difícil esperar algún cambio importante en los rendimientos. El promedio de los cambios que ha hecho el USDA en los últimos años fue muy bajo.

 

Hacia finales de la semana tenemos la sospecha de que el mercado seguirá de cerca los indicadores macro y de reojo el clima para las próximas semanas. Con un fenómeno Niño en efecto, las heladas tempranas se disipan y las lluvias son las que pueden interrumpir lapsos de cosecha. El jueves tendremos Informa con sus estimaciones de rendimiento y producción, y además las ventas de la exportación que tal vez traigan alguna sorpresa.

 

No esperemos un milagro, el mercado se encuentra operando con estos factores por el momento, pero aun así hay mucho trabajo por hacer y se encuentran muchos momentos en los que se pueden tomar decisiones.

Celina Mesquida, RJO´Brien

Fuente: Agroeducacion

Publicidad