3 de septiembre de 2015 12:22 PM
Imprimir

FAO alerta del acelerado deterioro de los suelos

En 2050 la superficie per cápita de tierras productivas será una cuarta parte que el nivel de 1960

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que un tercio de todos los suelos del mundo se degradan debido a la erosión, la compactación, la salinización, la pérdida de materia orgánica del suelo, agotamiento de los nutrientes, la contaminación y otros procesos causados por prácticas insostenibles de manejo de suelos.

 

Este concepto fue manejado en esta jornada por el oficial a cargo de la representación de FAO en Uruguay, Vicente Plata, durante una conferencia de prensa realizada en la sede del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) con motivo de la celebración de este 2 de setiembre del Día de la Conservación de Suelos.

 

Plata afirmó que a menos que se adopten nuevos enfoques, la superficie global de la tierra cultivable y productiva por persona será en el año 2050 solo una cuarta parte del nivel de 1960.

 

Al menos una cuarta parte de la biodiversidad del mundo vive bajo tierra, donde por ejemplo la lombriz es un gigante al lado de pequeños organismos como las bacterias los hongos. Tales organismos incluyendo las raíces de las plantas actúan como principales agentes impulsores del ciclo nutricional para ayudar a las plantas a mejorar su ingesta de nutrientes, apoyando al mismo tiempo a la biodiversidad que vive sobre el suelo, manifestó el funcionario .

 

El 5 de diciembre pasado y durante el Día Mundial de los Suelos, la FAO inauguró el Año Internacional de los Suelos en un esfuerzo para concientizar y promover un uso más sostenible de este recurso.

 

Los suelos saludables no solo son la base de la alimentación, combustibles, fibras y productos médicos, sino que también son esenciales para nuestros ecosistemas, afirmó Plata.

 
Explicó que este recurso juega un papel fundamental en el ciclo del carbono, el almacenamiento y la filtración del agua y la mejora de recuperación antes inundaciones y sequías.

 

Una mejor gestión de los suelos puede asegurar que esos organismos que pasan habitualmente inadvertidos aumenten la capacidad del suelo para absorber carbono, de forma que sea incluso posible compensar las emisiones de gases de efecto invernadero propia de la agricultura, explicó el funcionario de FAO

Fuente:

Publicidad