3 de septiembre de 2015 18:39 PM
Imprimir

Para la Anav es un error suspender la vacunación antiaftosa

La Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria (Anav) emitió un comunicado tomando posición respecto a la posibilidad, discutida en la última Asamblea General de la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal), de suspender la vacunación antiaftosa en algunos países de la región. El comunicado expresa que “ello constituiría un grave error, opinión que comparten la […]

La Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria (Anav) emitió un comunicado tomando posición respecto a la posibilidad, discutida en la última Asamblea General de la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal), de suspender la vacunación antiaftosa en algunos países de la región.

El comunicado expresa que “ello constituiría un grave error, opinión que comparten la mayoría de los servicios oficiales y las entidades privadas de la región, teniendo en cuenta las experiencias vividas durante muchos años frente a las epidemias de Fiebre Aftosa que ocurrieron periódicamente. La vacunación ha sido una herramienta poderosa que nos permitió efectuar grandes avances en la lucha contra la enfermedad, y ese éxito es el que muchas veces nos ha hecho incurrir en errores y tropezar con las mismas piedras en innumerables circunstancias. El virus de la Fiebre Aftosa es más ‘tenaz’ que las decisiones humanas y ellas nos hacen creer que logramos la desaparición de la enfermedad cuando pasan años sin su ocurrencia clínica”.

Además, destaca que “la emergencia de focos de Fiebre Aftosa, en áreas y países que suspendieron prematuramente su vacunación, fue nefasta. A principios del 2000 la Aftosa se propagó en distintos países de la región (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay) y de Europa. Un mismo virus (topotipo pan-Asiático) circuló en tres continentes, afectando diferentes países de Asia (Japón en el año 2000), de Africa (Sudáfrica en el año 2000) y de Europa (Inglaterra en el 2001). Además de los antecedentes mencionados, la aparición de la enfermedad en países insulares (Japón (2010) y en la Isla de Ganghwa en Corea del Sur (2010), son ejemplos de la extraordinaria capacidad de difusión de un agente como el de la Aftosa que sobrevive en vectores, portadores y el ambiente en un mundo interconectado. Estos hechos muestran que la prevención absoluta es una utopía mientras existan focos en algún lugar del continente y en el mundo”.

Por último, la Anav expresó: “El carácter regional del sistema productivo pecuario y de la enfermedad requiere un tratamiento en base al riesgo a nivel regional, con la utilización de la mejor información epidemiológica y conocimiento científico y la instalación y operación de todas las medidas de mitigación y monitoreo correspondientes, antes de un eventual cese de la vacunación. En nuestra América, a pesar de las campañas continentales y su aparente éxito de los últimos años, existen aún zonas selváticas y de difícil control que son potencialmente peligrosas para el resto del continente. Siempre en Fiebre Aftosa es necesario pensar con un criterio regional y transnacional, prestando especial atención a los controles transfronterizos. Es por todo ello que la Anav considera que la discusión planteada constituye una nueva oportunidad para alertar a todos los interesados en el problema a no cometer nuevamente los mismos errores del pasado”.

Fuente: La Opinión - Pergamino

Publicidad