6 de septiembre de 2015 22:53 PM
Imprimir

Con técnica de confusión sexual SAG busca controlar plaga de Lobesia botrana

CHILE : Más de 11 mil 500 hectáreas de uva de mesa, arándanos y ciruelos de la región, tendrán control mediante el uso de este mecanismo

El Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de la Región de O’Higgins busca controlar la dañina Lobesia botrana, a través de un mecanismo basado en la liberación de feromonas específicas para el insecto -al medioambiente- que impedirá su apareamiento.

 

El uso de esta técnica que libera en el ambiente un símil de la feromona sexual de la hembra de la polilla; impedirá, dificultará y retrasará el emparejamiento, disminuyendo el potencial reproductivo de la plaga.

 

Según explicó la coordinadora del Programa Nacional de Lobesia botrana del SAG, Marcela Idalsoaga, “el fundamento es impedir que el macho pueda localizar a la hembra, y como consecuencia no haya apareamiento. Así podremos reducir los niveles poblacionales de la plaga y, con ello, el daño que ocasiona en los frutos”.

 

La profesional agregó que en O’Higgins, “esta técnica utiliza mecanismo de los propios insectos, no contamina, no deja residuos y es específico”.

 

La entidad, también destacó que en la región “se duplicarán las 5 mil hectáreas, repartidas en 210 predios, en las que se utilizaron los emisores de confusión sexual, ECS, durante la temporada 2014-2015”.

 

 

Sistema 1+1

En predios priorizados por el SAG, se proporcionará el 50% de la superficie a cubrir y el productor deberá adquirir e instalar obligatoriamente a costo propio el saldo restante para completar la superficie de su predio. La selección de quienes pudieron optar a este mecanismo se realizó en función a las mayores capturas de adultos detectadas en la red de 7 mil 500 trampas con las que el SAG monitoreó en la región la dispersión de la plaga durante la temporada 2014-2015.

 

 

Control Urbano

A diferencia del control químico realizado en años anteriores en zonas urbanas, el SAG priorizó más de 830 hectáreas en zonas urbanas aledañas a huertos productivos, en los que ha realizado de forma gratuita, la instalación de los dispositivos de confusión sexual que son específicos para la plaga y no provocan daño a otras especies, ni a la salud humana .

 

Finalmente, el SAG señaló que además del uso de la confusión sexual para los años 2015 y 2016, la institución estableció como opción de control la aplicación de un programa fitosanitario con plaguicidas para las tres generaciones de la polilla que afecta las producciones de uva de mesa, arándanos y ciruelos en la región.

Fuente: El Tipografo

Publicidad