7 de septiembre de 2015 02:00 AM
Imprimir

En diez años España ha perdido el 30% de su cabaña ovina por su falta de rentabilidad

UPA-UCE exige que se cumpla el reglamento europeo sobre el etiquetado cárnico del sector

En diez años nuestro país ha perdido el 30% de su cabaña ovina (en 2005 había 22,7 millones de cabezas). Esto es debido a la baja rentabilidad de las explotaciones por el descenso en el consumo que ha generado precios muy bajos, que no han compensado la subida de los costes de producción. Ante esta situación, UPA-UCE aboga porque “es importante recuperar el consumo del producto en España” y para ello exige que se cumpla el reglamento europeo sobre el etiquetado cárnico del sector.

   En la inauguración de la XXX edición del Salón Ovino de Castuera, Ignacio Huertas, secretario general de UPA-UCE Extremadura, hace balance de la situación del sector en la región.

   “El sector del ovino es estratégico para Extremadura, que cuenta actualmente con más de 3 millones de cabezas en la región de los casi 16 millones de ejemplares que hay en España”, señaló Ignacio Huertas que asistió a la inauguración del Salón Ovino de Castuera: “Se trata de un sector que genera mucha mano de obra y supone un impulso en las zonas rurales más desfavorecidas, además de ser una actividad ganadera que contribuye al mantenimiento del medio ambiente”.

      Por tanto, para Huertas “es importante recuperar el consumo del producto en España”, que en este momento se sitúa en 1,7 kg de carne fresca al año en hogares per cápita. Para eso, incide el secretario general de UPA-UCE “es necesario que diferenciemos nuestras producciones del resto, ya que son de mayor calidad y están adaptadas a las demandas y gustos del consumidor español”.

Confianza en que el nuevo reglamento permita evitar la caída del consumo

   En este sentido, Huertas señala: “Es importante además que se cumpla el reglamento europeo sobre el etiquetado cárnico ovino, en el que se debe indicar el país de cría, el país de sacrificio y país de origen”.

   Desde UPA-UCE advierten que hasta la puesta en marcha de dicho reglamento existía “una gran confusión para el consumidor que accedía sin saberlo a productos de países terceros que, aunque tienen precios más bajos, no cuentan con la calidad de la carne extremeña”. Esta ha sido una de las principales causas de la bajada en el consumo interno, ya que la carne importada no responde a los sabores tradicionales que espera el consumidor nacional.

   Además, desde UPA-UCE señalan que se está trabajando con la Interprofesional en las campañas de promoción del producto, como la introducción gradual en los canales de comercialización de nuevos cortes, más pequeños y versátiles, y fáciles de cortar. También se ha apostado por la modificación de las tendencias de consumo acercando el producto a públicos más jóvenes.

Fuente: Agromeat

Publicidad