7 de septiembre de 2015 15:08 PM
Imprimir

El 48% de lotes trigueros está en buena condición

El buen tiempo dio respiro a la región núcleo productiva en medio del temor a que los suelos no resistan nuevas lluvias, ya que siguen con mucha saturación hídrica. En tanto, el 48% de los lotes trigueros están en buena situación, según la Bolsa de Comercio de Rosario, aunque en el resto ya aparecen enfermedades. […]

El buen tiempo dio respiro a la región núcleo productiva en medio del temor a que los suelos no resistan nuevas lluvias, ya que siguen con mucha saturación hídrica.

En tanto, el 48% de los lotes trigueros están en buena situación, según la Bolsa de Comercio de Rosario, aunque en el resto ya aparecen enfermedades.

“¿Cómo sería la situación si un nuevo frente dejara 50 mm? Los suelos no lo resistirían. Siguen muy saturados y por eso son tan importantes estas semanas de buen clima y los pronósticos de estabilidad”, indicó la Guía Estratégica para el Agro de la Bolsa rosarina (BCR).

En el informe consideró que el 48% de los lotes trigueros se considera muy bueno mientras más del 30% de los lotes está encañando. “Pero hay algunos sectores con amarillamiento y puntas necróticas por los excesos de agua y/o falta de nitrógeno. Aparecen las enfermedades; roya y mancha amarilla empiezan a revelarse en las variedades más susceptibles”, señaló el reporte.

Por lo tanto, “se prevé un año de fuertes controles fúngicos. Tímidamente comienza el movimiento de insumos para las siembras maiceras. La intencionalidad de implantación es la más baja de los últimos 10 años”.

“El buen tiempo del fin de semana fue acompañado por temperaturas que superaron largamente los valores normales del mes de agosto con marcas que promediaron entre 27ºC y 31ºC”, añadieron los especialistas.

Con vientos suaves a moderados y días despejados, las condiciones desecantes empiezan a actuar en los niveles superficiales del suelo. “Aunque siguen existiendo inconvenientes con los caminos rurales, la realidad hídrica está mejorando excepto en las zonas aledañas a la cuenca del Salado. Sus condiciones siguen siendo críticas”, sostuvieron.

Afortunadamente los pronósticos anuncian condiciones de estabilidad con un progresivo incremento significativo de las marcas térmicas y buena radiación solar.

El grueso de la superficie de trigo atraviesa los estadios vegetativos de macollaje (40%) y encañazón (37%).

En general predominan buenas condiciones fisiológicas, aunque los sectores con napas cercanas a superficie presentan amarillamiento.

Mientras en las recorridas de los lotes trigueros comienzan a presentarse enfermedades foliares, hay cuadros con síntomas de mancha amarilla y pústulas de roya anaranjada en materiales susceptibles. “Por ahora no se justifican medidas de control, pero se estiman aplicaciones a corto plazo y se siguen muy de cerca los monitoreos”, consideraron.

En tanto, las cebadas se presentan aún más amarillas, con puntas necróticas y con mancha en red, en umbrales que justifican el control.

 


Por otra parte, las legumbres, especialmente la arveja, por su alta predisposición a enfermedades vasculares, fueron muy afectadas por el temporal acaecido.

La estabilidad climática reactivó las aplicaciones en los barbechos destinados a siembra gruesa y entre las malezas destacadas, la rama negra se lleva todas las miradas por la preocupación que genera.

Fuente: Ambito Financiero

Publicidad