7 de septiembre de 2015 20:08 PM
Imprimir

Las bases toman el control de las protestas del campo en el norte

Se da en el marco del cambio de estrategia de la Mesa de Enlace para que el kirchnerismo pague el costo de la crisis.

La mayoría de los productores piensan igual. “Hay que protestar hasta el último día de Cristina en el poder para que sea este gobierno el que pague el costo de la feroz crisis de las economías regionales”, dijo un experimentado dirigente rural a La Política Online.

El consenso, en este sentido, es bastante generalizado en función a que un tiempo atrás se discutía en los pasillos del sector si valía la pena encabezar protestas a tan poco tiempo de las elecciones que derivarán inevitablemente en un cambio de gobierno.

 

Las diferencias radicaban más bien en la estrategia política. Es que, al romperse la Mesa de Enlace tras la salida de Federación Agraria, el Gobierno logró quitarle fuerza a cualquier protesta que organicen la Sociedad Rural, CRA y Coninagro.

 

El paro convocado a fines de agosto por las tres entidades antes mencionadas puso en evidencia que la Mesa de Enlace ya no arrastra como en otros tiempos cuando los ceses de comercialización eran totales y las manifestaciones en el interior multitudinarias.

 

Por tal motivo, según pudo averiguar LPO con diversas fuentes del campo, en los últimos días empezó a circular una postura que lentamente se impuso entre algunos dirigentes (aunque por ahora no hay consenso total al respecto).

 

Sucede que, si el objetivo es que el kirchnerismo pague el costo político de la crisis que está llevando a quebrantos masivos a los productores, ¿qué mejor que correr a los dirigentes del centro de la escena para darle lugar directamente a las bases?

 

“Si logramos mostrar a los productores en las protestas y no a los dirigentes descolocamos al Gobierno y se quedan sin argumentos para salir a contrarrestar”, razonó un miembro de la Mesa de Enlace e impulsor del cambio de estrategia.

 

El problema es que el plan no es bienvenido por algunos dirigentes con sed de protagonismo mediático como el caso del presidente de la SRA, Luis Miguel Etchevehere, quien cada vez que puede se muestra en alguna protesta en el interior.

 

“Necesitamos más que nunca que haga lo que hizo en medio del paro agropecuario que, en vez de estar en el interior del país con los productores, se encontraba en el Hotel Alvear en Recoleta en el Council of the Americas”, lo chicanean en otras entidades.

 

Lo cierto es que el kirchnerismo advirtió la jugada y salió a través del gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, a culpar al jefe de campaña de Cambiemos, Rogelio Frigerio, por fomentar desde las sombras las protestas de los productores.

 

“Es un clásico del Gobierno que ante los problemas, en vez de soluciones, busque culpables”, respondió el presidente del Banco Ciudad. “Los problemas en el sector productivo en Entre Ríos y en el país llevan años”, agregó Frigerio.

 

Como sea, la idea de la Mesa de Enlace en estos dos meses es instalar las protestas de las bases en el norte del país donde el kirchnerismo se hizo más fuerte en las PASO para tratar de mejorar la performance de Mauricio Macri en octubre.

 

 

El norte en llamas

En este contexto, durante los últimos días vienen registrándose fuertes protestas de productores en Tucumán, Salta y Entre Ríos en donde el malestar es cada vez mayor por la agónica situación de las economías regionales.

 

En San Miguel de Tucumán, centenares de productores autoconvocados protestaron a modo de “tractorazo” este lunes en la Plaza Independencia frente a la Casa de Gobierno provincial bajo el lema “Tucumán no siembra”.

 

“Necesitamos que nuestro gobernador (por José Alperovich) tome coraje y haga los reclamos a nivel nacional porque la situación de los productores sigue agravándose”, comentó a este medio Gonzalo Blasco, uno de los referentes de la protesta.

 

La respuesta de Alperovich al pedido de reunión de los productores enervó aún más los ánimos. El gobernador los invitó a reunirse con funcionarios del Ministerio de la Producción, aunque el ofrecimiento fue rechazado de inmediato.

 

Por tal motivo, los autoconvocados -en su mayoría cañeros y productores de granos- decidieron acampar en la Plaza Independencia (en pleno centro de la capital tucumana) con el objetivo de darle visibilidad mediática a los reclamos del sector.

 

En tanto, en Salta, los productores mantienen hace un mes un acampe con cortes intermitentes sobre la ruta 9 a la altura de Yatasto y decidieron lanzar un ultimátum al gobernador Juan Manuel Urtubey para que tome cartas en el asunto.

 

Por su parte, en Entre Ríos, tras los incidentes de la semana pasada, el gobernador Urribarri se reunió este lunes con un grupo de productores aunque por el momento no hubo grandes avances y se espera que continúen las protestas.

 

De esta manera, la idea de los dirigentes rurales sería mantener las protestas de las bases en estas provincias y en lo posible sumar a Córdoba, Santa Fe y Chaco en donde la situación de los productores también se complicó de manera significativa.

Fuente: LPO

Publicidad