8 de septiembre de 2015 00:07 AM
Imprimir

Rusia podría alargar el veto a las exportaciones cárnicas de la UE y de EE.UU.

De acuerdo con el borrador de un decreto que ha dado a conocer el Ministerio de Desarrollo Económico de Rusia, este país está planeando excluir a los Estados Unidos y a la Unión Europea de la lista de proveedores de carne. El texto del borrador, que estaría listo para finales de año, apunta a que […]

De acuerdo con el borrador de un decreto que ha dado a conocer el Ministerio de Desarrollo Económico de Rusia, este país está planeando excluir a los Estados Unidos y a la Unión Europea de la lista de proveedores de carne. El texto del borrador, que estaría listo para finales de año, apunta a que Rusia mantendrá en 2016 las cuotas de importación de carne.

Para algunos analistas del país resulta evidente que Rusia no va a otorgar cuotas de importación a la UE y a EE.UU. ya que de esta manera cambiaría el mercado cárnico nacional y se pondría en peligro la rentabilidad de una serie de proyectos empresariales que se han puesto en marcha tras el embargo.

Por otro lado, el director general de la National Meat Association, Sergey Yushin, apunta a que las importaciones se irán reduciendo poco a poco debido a los bajos precios de la carne producida en el país y a la pérdida de poder adquisitivo de la población, lo que hará que comprar carne importada no tenga sentido. El dirigente también apunta a que el incremento en la producción que se espera para el periodo 2015-2016 no será suficiente para cubrir la demanda nacional tras la reducción de las importaciones.
Tras la prohibición de la importación de carne desde EE.UU. y la UE, el precio de la carne en Rusia se ha incrementado en un 35%. Al tiempo el rublo se ha devaluado frente a monedas como el euro y el dólar lo que acaba eliminando los márgenes de beneficio de los exportadores.

Fuente: Eurocarne

Publicidad