9 de septiembre de 2015 03:40 AM
Imprimir

Corvina: la zafra concluye con bajas capturas y poca demanda internacional

Mal tiempo, inundaciones del Río Salado y temperaturas templadas son los factores que explican la temporada regular. No hay demanda por las restricciones en el mercado africano

La zafra de corvina está protagonizando sus últimos capítulos como tal en la zona de Bahía Samborombón y zona exterior del Río de la Plata, con un balance regular para los actores que participaron desde el puerto marplatense.

 

La flota costera, más de una docena de parejas que estaban operando desde los puertos de Berisso y Ensenada, regresaron a Mar del Plata la semana pasada y las lanchas artesanales –unas 10 parejas- que amarraban en El Salado y en General Lavalle también ya pusieron proa rumbo al sur.

 

La última actualización estadística oficial que monitorea los desembarques marcó en 19.971 toneladas de corvina rubia descargada en todos los puertos bonaerenses. El año pasado marcó para la corvina una captura total de 38.591 toneladas.

 

El pico de operatividad ocurrió en julio pasado cuando se desembarcaron 6.281 toneladas. “Fue el mejor período, cuando hubo buen tiempo y el pescado se arrimó a la costa uruguaya”, contó un armador costero consultado por REVISTA PUERTO.

 

Es que el buen tiempo fue la estrella que brilló por su ausencia esta temporada. La zafra acumuló muchos días de temporal que no solo generaron lluvias sino una crecida inusual del Río Salado.

 

“Creemos que se corrió la línea de salinidad a partir del gran caudal de agua dulce que se volcó sobre la Bahía”, afirmó un pescador artesanal que operó desde Lavalle. Por ahora son todas hipótesis. “También influyó que tuviésemos un invierno templado. Si no hace frío el pescado no se acerca a la costa”.

 

La temporada regular les dio alivio a los inspectores de la Dirección de Control y Fiscalización de la Provincia de Buenos Aires. “No hemos detectado pescado chico. Todo por encima de los 32 centímetros”, aseguró Daniel Sosa, el funcionario a cargo de la dependencia.

 

Los armadores confirman ese dato aunque relativizan el tamaño mayoritario. “Ha sido un pescado de mediano a chico; entre 300 y 500 gramos”, resumió la fuente consultada.

 

El mercado internacional de la corvina no atraviesa un buen momento y la caída en el precio del petróleo influye para que no aumente el de la corvina. Nigeria, principal comprador, sufre la baja en el precio del petróleo y no cuenta con regalías que permitan adquirir alimento importado.

 

“Han restringido mucho los permisos de importación porque no tienen divisas”, confió un industrial, habituado a atender llamados pidiendo corvina desde África. “No llama casi nadie y el que llama pretende pagar precios irrisorios”, completa.

 

Los actores chinos que participan de la pesquería, como Chiarco y Unipesca, también comercializan la mayoría de su producción en el mercado africano. Ahora que bajó un poco el precio, pueden mandar carga a sus países de origen aunque no en grandes cantidades.

 

Según el Informe de Coyuntura, entre enero y julio se exportaron 8.132 toneladas de corvina que generaron 11,3 millones de dólares a un promedio de 1.397 dólares la tonelada. Las cifras representan una merma del 34,4% en volumen y un 31,7% en divisas. La caída en los volúmenes mejoró el precio promedio un 4,1%.

Fuente: Revista Puerto - Mar del Plata

Publicidad