10 de septiembre de 2015 00:30 AM
Imprimir

Cebolla deshidratada

Técnicos del Inta La Consulta, Mendoza, desarrollaron una nueva variedad de cebolla destacada por sus bulbos blancos, su alto contenido de sólidos totales, precocidad y buen rendimiento agronómico. Estas características ideales ubican a Alfredo Inta entre los cultivares distinguidos para la industria del deshidratado. La nueva variedad se expuso en Inta Expone Cuyo del 4 […]

Técnicos del Inta La Consulta, Mendoza, desarrollaron una nueva variedad de cebolla destacada por sus bulbos blancos, su alto contenido de sólidos totales, precocidad y buen rendimiento agronómico. Estas características ideales ubican a Alfredo Inta entre los cultivares distinguidos para la industria del deshidratado. La nueva variedad se expuso en Inta Expone Cuyo del 4 al 6 de septiembre, en Pocito, San Juan.

De acuerdo con su obtentor, Claudio Galmarini, “el nuevo cultivar brindará la oportunidad de procesar cebollas para deshidratar de octubre a diciembre con un muy buen rendimiento industrial, lo que representa un aporte importante a la competitividad del sector”.

“La nueva variedad presenta un 20 por ciento de sólidos solubles”, detalló Galmarini quien explicó que esta cifra que se logró, tras doce años de trabajo, a partir de “una selección recurrente en la que se intercalaron ciclos de autofecundaciones y recombinaciones dentro y entre líneas selectas a partir de una población del cultivar Ancasti de 17 % de sólidos solubles”.

En este sentido, destacó haber podido “incrementar el porcentaje de sólidos solubles” por tratarse de una característica “fundamental” para el rendimiento industrial. “A mayor contenido de sólidos totales, menor es la cantidad de energía empleada para extraer agua del bulbo”, detalló.

“Si bien sólo el 3 por ciento de las cebollas producidas en el país se destinan a la industria del deshidratado, casi su totalidad se realiza en Mendoza”, aclaró el técnico quien además indicó que “el 40 por ciento de la producción se exporta, principalmente, a Brasil”.

El nuevo cultivar es ideal para la industria del deshidratado y representa un aporte importante a la competitividad del sector.
Entre los usos de la cebolla deshidratada se destacan la preparación de sopas crema, caldos, saborizantes de comidas y de panes, también se utiliza como persevante de alimentos y aún en la industria farmacéutica.

Este desarrolló se enmarcó en un convenio de Vinculación Tecnológica entre el organismo y la empresa Unilever de Argentina que, desde hace más de 10 años, trabajan para obtener cultivares de cebollas aptas para la industria del deshidratado.

 

Una muestra, todo el saber
Esta nueva variedad ideal para la industria del deshidratado podrá conocerse en Inta Expone Cuyo. La muestra libre y gratuita se realizó del 4 al 6 de septiembre, en Pocito, San Juan.

Así, bajo el lema de “Territorio, trabajo y valor agregado en origen”, la nueva edición de muestra no comercial más grande de Latinoamérica estuvo organizada en tres ambientes: Valles Andinos, Llanuras Áridas, Oasis y dos áreas: las Alianzas Estratégicas y el Salón de la Innovación.

Con el eje central en el agua, los visitantes apreciaron las diversas actividades que desarrolla el Inta mediante sus dos Centros Regionales Mendoza – San Juan y La Pampa-San Luis y el potencial de la región, como así también las tecnologías y procesos adecuados a cada territorio, complementadas con atractivos de la cultura local.

Fuente: AIM Digital

Publicidad