12 de septiembre de 2015 10:58 AM
Imprimir

El tipo de cambio real del peso argentino versus el real brasileño cayó por debajo del promedio registrado en la fase previa del estallido de la convertibilidad

Agroexportaciones argentinas en problemas

Volvimos a (lo peor) de los ’90: las agropexportaciones argentinas ya ni siquiera son competitivas en un mercado vecino como el brasileño.

En el presente mes de septiembre el tipo de cambio real (TCR) del peso argentino versus el real brasileño cayó por debajo del promedio registrado en 1998-2001 y se ubica cerca de mínimos históricos, advirtió un informe de la Consultora Ledesma.

 

El TCR del peso versus el real se encuentra en 0.69, mientras que el promedio registrado entre enero de 1999 (devaluación del real/crisis brasileña) y diciembre de 2001 (salida de la convertibilidad/crisis argentina) fue de 0.75.

 

Eso implica que las exportaciones argentinas destinadas al principal socio del Mercosur se encarecen cada vez más para los importadores brasileños al tiempo que la situación inversa sucede con las compras argentinas de productos brasileños tales como café, cacao o bananas, etcétera (siempre y cuando, claro, los importadores puedan conseguir que el gobierno argentino les habilite dólares al tipo de cambio oficial).

 

El caso más grave es el de las cebollas: en los primeros siete meses de 2015 las ventas a Brasil fueron de 79.364 toneladas (-34% que en el mismo período del año pasado). Se trata de un producto que se exporta casi exclusivamente al mercado brasileño (ver cuadro).

\

Buena parte de los precios siderales que registra la cebolla en el mercado interno argentino se explican por la necesidad de compensar las enormes pérdidas registradas por los exportadores de ese producto.

 

Dos de las producciones clave del Alto Valle del Río Negro también registran inconvenientes: en enero-julio de este año se colocaron en Brasil 10.725 toneladas de manzanas (-62% que en el mismo lapso del año pasado) y 82.025 toneladas de peras (-16%). En este caso, además del factor cambiario, también influyó el bloqueo comercial temporario aplicado entre marzo y junio de este año por las autoridades brasileñas a las frutas argentinas.

 

Los exportadores argentinos de manzanas pudieron redireccionar parte de los envíos a EE.UU. y Rusia (a costa de vender el producto casi regalado). Pero las ventas externas de peras –salvo por un pequeño repunte a EE.UU.– descendieron de manera significativa en la mayor parte de los principales mercados y tienen, por lo tanto, una dependencia significativa de la demanda brasileña

Fuente: Valor Soja

Publicidad