12 de septiembre de 2015 12:47 PM
Imprimir

Los técnicos confirman la caída en la superficie de maíz

Los cultivos de verano. Arrancó la fecha óptima para sembrar maíz. Hay excelentes condiciones climáticas pero falta expectativa.

Se abrió la ventana de siembra de maíz de primera en la región pampeana. De manera aislada y con planes de siembra de baja superficie se estima una caída abrupta de la superficie para este momento del año.

Todos coinciden en que se deja pasar, así, una buena oportunidad para aprovechar las destacadas condiciones ambientales que hay actualmente. Sumado a esto también se espera una primavera de buenas precipitaciones, estas dos condiciones representan factores determinantes de altos rendimientos.

 

Clarín Rural dialogó con asesores técnicos de localidades bien maiceras de la zona núcleo y hubo muchos puntos en común.
“Habrá un 30% menos de maíz de primera en esta zona”, dispara Juan Petrelli, asesor de la zona de Venado Tuerto y responsable de una empresa de monitoreo de plagas. El técnico sostiene que ya se largó la siembra del cultivo y que hay excelentes condiciones técnicas para la implantación, sin embargo se lamenta cuando reconoce que la intención de siembra es muy baja.

 

“Casi exclusivamente lo están sembrando aquellos que le dan un destino ganadero, feedlot o tambo. Conozco pocos casos que lo vayan vender como grano”, anticipa.
Petrelli comenta que la mayoría de los productores se están inclinando a las siembras tardías, “habrá más tardío que temprano, más de lo que suponíamos”, dice y agrega que esta estrategia trae aparejada varios beneficios técnicos y financieros.

 

Asimismo, reconoce que muchos productores esperaron más tiempo para sembrar esperanzados en que el valor de la bolsa de semillas bajara su precio frente a la escasa demanda de mercado.

 

Federico Varela, asesor técnico y productor en la zona de Pergamino (norte de Buenos Aires) avala con su propia experiencia lo que pasa con el maíz en la zona.
“Casi nada de maíz de primera”, afirma. El técnico cuenta que todos los años hacen un gran porcentaje de primera fecha, sin embargo, este año mayormente su siembra será de segunda o tardía. “Detrás de una legumbre encontramos la mejor combinación agronómica y financiera para sembrar el cereal”, define Varela.

 
Coincide con Petrelli y comenta que los productores que se están animando a sembrar maíz de primera son lo que le agregan valor a través de la producción pecuaria. Respecto al manejo tecnológico, Varela anticipa que, “siempre lo hacemos con la mejor tecnología para acompañar la genética de punta que sembramos”. El técnico sabe bien que especular con la tecnología se paga con mermas en el rendimiento al final del cultivo.

 
En la zona de Entre Ríos, Rolf Müller, reconocido asesor CREA en el sur entrerriano, pero que recorre toda la provincia, comenta los campos del norte de Entre Ríos que tiene una parte ganadera, están sembrando maíz y sorgo pero, “solo para cubrir las necesidades para la ganadería. Se sojiza bastante más este año”, afirma.

 
Agrega que en el resto de la provincia, algunas empresas, con campos propios y bien posicionadas financieramente, mantienen el maíz por una cuestión la rotación. “Está claro que la falta de expectativa de mercado y la de financiamiento no alientan armar grandes planes de siembra”, señala.

 

En los casos bajo arrendamiento, Müller dice que algunas empresas lo siembran por una exigencia mínima del dueño de campo y aclara, además, que los propietarios cedieron sus exigencias de superficie de maíz pautadas por contrato, además haber renegociado los precios.

 

En el sudeste de Córdoba, el técnico del INTA Corral de Bustos, Juan Pablo Ioele también aporta su opinión. “Hoy básicamente las empresas que hacen maíz son las que lo consumen y dado este fin no bajamos la tecnología ya que aspiramos a obtener la potencialidad de ambiente”.

 
Esta zona padeció importantes excesos hídricos la última campaña gruesa, un riesgo que aun no se diluye. Por eso, las mejores condiciones de siembra del cereal parece encontrarse en las partes altas de los campos. “Tenemos condiciones óptima para la siembra respecto de humedad en las lomas y medias lomas”, añade el asesor.

 
Como una postal de esta semana y, al parecer un paisaje muy representativo de estos tiempos maiceros que esperan cambios, Ioele concluye: “Ahora se paró a siembra porque hay pronostico de lluvias y de bajas de temperatura”.

Fuente: Clarin

Publicidad