12 de septiembre de 2015 02:50 AM
Imprimir

Ya hay dos biotipos de rama negra que resisten al glifosato

El manejo de las malezas. Dos investigaron confirmaron que dos ejemplares de Conyza, uno de bonariensis y otro de sumatrensis, resisten al herbicida.

Llegan novedades desde el este del país con respecto a las malezas resistentes, más precisamente desde Entre Ríos.

Esta semana, Aapresid confirmó una nueva resistencia al glifosato. Se trata de dos biotipos de dos especies diferentes de rama negra: son Conyza bonariensis y sumatrensis, especies muy problemáticas para los planteos de la zona central del país. De estas especies, hasta el momento, no se habían confirmado resistencias al glifosato.

 
Esta corroboración científica surgió de un trabajo conjunto entre diversos especialistas de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Rosario, Eduardo Puricelli, Delma Faccini y Federico Balassone y el investigador en manejo de malezas de INTA Paraná Marcelo Metzler.

 
Clarín Rural dialogó con Puricelli y Metzler para ahondar sobre esta nueva mala noticia para los productores. Según Puricelli, en la Facultad recibieron los biotipos de la rama negra, que les envió Metzler, provenientes de las inmediaciones de la localidad de Paraná.

 
Eso ocurrió hace dos años, recuerda Puricelli. Por su parte, Metzler amplia que hace varios años recorre la provincia de Entre Ríos buscando comunidades de rama negra potencialmente resistentes y las envía a Rosario para que estas especies sean estudiadas.

 

Un rebrote primaveral de Conyza luego de un control que se había hecho en otoño.

 
El experto entrerriano agrega que hace unos siete años la rama negra fue un enorme problema para los productores. Una de las claves que remarcó Metzler para la confirmación de la resistencia fue la dificultad de encontrar un biotipo susceptible al glifosato.

 

Al respecto, explica que, “la rama negra es una especie que se dispersa por el viento, con lo cual no es posible que las comunidades que encontramos no hayan sido tratadas en algún momento”.
Según continúa Puricelli, luego de dar con los plantas susceptibles al glifosato se avanzó con los tradicionales ensayos para corroborar la resistencia, los cuales consisten en ir aplicando dosis crecientes de glifosato hasta eliminar el 50% de una población.

 

El resultado de esto, indica el experto rosarino, dio un índice de resistencia de 4 y 6 para Conyza bonariensis y sumatriensis, respectivamente, es decir, que se necesitó cuatro y seis veces más de las dosis normales de glifosato (2 a 3 litros por hectárea) para el control de esta especies.

 
La rama negra es una especie muy problemática en los barbechos invernales. Con experiencia y capacitación, los productores aprendieron a controlarla. Con esta desfavorable noticia también queda claro la importancia de manejos de malezas sustentables.

Fuente: Clarin

Publicidad