14 de septiembre de 2015 12:19 PM
Imprimir

Elegir y mantener una buena cama

Hoy NADIE tiene duda de la influencia que tiene un buen mantenimiento de la cama.

Sabemos que la cama influye sobre el estado sanitario, el índice productivo, el bienestar animal y sobre la calidad de la canal.

 

A veces puede suceder que no tengamos en nuestra zona mucho material para escoger y nos veremos obligado a trabajar con un material poco “apto”.

 

Sin embargo, hemos visto trueques pocos beneficios “Dame la cama gratis a cambio, al final de la crianza te la llevas. Esto no tiene costo para mi crianza…” ¡¡¡Error !!! sobre todo cuando el tipo de cama “regalado“ no es el adecuado o la cantidad no es suficiente para una cama de calidad.

 

El freno en el desarrollo del pollito en la primera semana de vida y los problemas posteriores en la crianza son unos de los muchos problemas que puede desencadenar una MALA CAMA.

 

Tampoco se suele valorar el excesivo número de horas que se van a emplear en mover, añadir más cantidad de cama y luchar para intentar mantenerla en condiciones. Cuando la cama se estropea con un exceso de humedad y se asocia al excremento de las aves se produce una mezcla de cuya fermentación saldrá principalmente amóniaco que deteriora rápidamente la mucosa del aparato respiratorio de las aves.

 

Por otro lado la cama húmeda incomoda a las aves en su descanso y las hace no estar en las mejores condiciones ambientales para desarrollar todo su potencial genético.

 

No se debe olvidar que una de las más graves consecuencias que se producen por una cama húmeda inadecuada es la aparición de pododermatitis y de ampollas en la pechuga de los pollos cuya consecuencias puede ser el levantamiento de actas por los servicios veterinarios oficiales como pruebas de falta de bienestar animal en la crianza, según la legislación vigente.

 

Dichas actas han llevado consigo la multa de 1.500 € a la granja que ha criado esos pollos y la obligación de reducir el número de pollos entrados para las siguientes partidas.

 

 

2

Imagen 1. Cama  idónea

 

3

Imagen 2. Cama no idónea

 

Una posibilidad fácil consiste en hacer una prueba durante una crianza utilizando un buen material para mantener una buena cama y observar las mejoras que se obtienen en el desarrollo de los pollos.

 

 

Debemos recordar que una buena cama debe reunir las siguientes características:

  • Tener poca humedad
  • No dañar patas de los pollitos
  • Tener capacidad aislante
  • Buena capacidad absorbente
  • No producir polvo
  • Tener buena capacidad de aireación
  • Que proporcione un buen bienestar animal a las aves
  • Estar libre de salmonella y otros patógenos
  • Libre de sustancias tóxicas
  • Capaz de mantener un pH ácido
  • Tener un coste asumible
  • Poder tener un uso posterior como residuo agrícola

 

Haga click para leer el artículo completo “La importancia para elegir y mantener una buena cama

Fuente: AgriNews

Publicidad