14 de septiembre de 2015 12:19 PM
Imprimir

Sembrado temprano, el maíz saca ventaja en los planteos mixtos

Agrojornadas 2015. En Las Mojarras, el cultivo integra una rotación agrícola en campo arrendado. Destino, la producción de leche.

En su doble rol de productor y de asesor técnico, Mariano Bertello tiene una conducta promaíz y obra en consecuencia. Como agricultor integra una empresa mixta que arrienda 1.500 hectáreas en Las Mojarras (departamento San Martín), de las cuales 33 por ciento son destinadas al cereal; en otra sociedad que preside, el maíz tiene un 60 por ciento de participación en la rotación, también en campo alquilado. Como asesor, acaba de definir con los inquilinos de un establecimiento mixto en El Fortín la incorporación de 250 hectáreas maiceras en reemplazo de la soja.

 

En todos los casos, la decisión de Bertello es que el maíz, al menos una parte, se siembre en fecha temprana. “Sabemos que el maíz temprano tiene un costo mayor, pero también sabemos que rinde más. Como no sabemos si vamos a tener piso más adelante, por El Niño, es una opción para escaparle a ese riesgo”, justificó el productor ante La Voz del Campo .

 

 

Estrategia maicera

La empresa mixta, que trabaja las 550 hectáreas de maíz en Las Mojarras, maneja dos tambos en la zona de Tío Pujio en campo propio. Con 650 vacas en ordeñe, en Santa Clara se produce un promedio de casi 16 mil litros de leche por día. Todo el maíz producido, incluido el que se confecciona para picado en los lotes del tambo, se destina a cubrir la dieta lechera.

 

“El suministro llega a un promedio de seis kilos de maíz por día y por vaca”, dimensionó el productor.

 

El perfil del negocio es de un sistema de producción mixto, a tal punto que la empresa está analizando la posibilidad de recriar y engordar los terneros machos del tambo. Si bien Bertello se encarga de aclarar que esa pata ganadera no es el corazón del negocio, el precio que hoy tiene el maíz lo hace posible de convertir en carne.

 

 

El diseño de la actual campaña gruesa tiene dentro de su estrategia para el maíz la inclusión de dos momentos para la siembra: uno temprano, que comenzará en estos días, y otro tardío hacia fin de año. El resto de la torta agrícola se divide entre la secuencia soja de primero y soja de segunda.

 

El campo, por estos días, muestra un trigo ya sembrado y los lotes barbechados con rastrojo de soja que recibirán al híbrido AX 7822 TDTG del semillero Nidera. De las 550 hectáreas que ocupará el maíz, alrededor de 160 serán en siembra temprana. El resto irá a fechas más próximas a fin de año, con la incorporación de híbridos biotecnológicos (AX 7822 VT3PRO) para no tener problemas, por ejemplo, de cogolleras. “Comenzamos con la siembra temprana la campaña pasada. Buscamos abastecernos de maíz antes para no tener que correr el riesgo de tener que salir a buscar el grano en febrero o marzo”, sostuvo el productor.

 

El año pasado, el maíz temprano rindió 90 quintales de promedio. Si no hubiera sido por la aparición de cortadora en algunos lotes, la productividad hubiera llegado a 100 quintales. Los tardíos anduvieron igual, pero el gran interrogante es saber si todos los años ambas fechas se van a comportar igual, reconoció Bertello.

 

Para el asesor técnico Rodrigo Bosch, las siembras tempranas de maíz en la zona se justifican por cuatro razones agronómicas: por una necesidad de forraje, por tratarse de una cuenca lechera; la segunda, es la posibilidad de absorber el agua acumulada en las napas, que sumada a las lluvias de la primavera puede generar nuevos anegamientos; su capacidad para tolerar el anegamiento, en un escenario de lluvias por encima de lo normal como se prevé para la temporada primavera-estival; la última: la mayor productividad y sanidad que aportan en relación con la siembra tardía que es más susceptible a insectos y enfermedades.

 

 

Ventaja sobre la soja

Con un alquiler de 10 quintales por hectárea, el maíz ofrece un rinde de indiferencia de 85 quintales, mientras que en la soja de primera la vara se ubica en 34 quintales. “En la secuencia trigo/soja de segunda el costo del alquiler se diluye, debido a que hoy tenemos la suerte de que todavía se vende el trigo en la zona”, aclaró Bertello.

 

A partir de estas exigencias productivas, el maíz ofrece más chance de superarlas que la soja. “Con ese rinde, el maíz todavía tiene posibilidades de aportar hasta dos toneladas más, que pueden significar 300 dólares más de facturación por hectárea. En cambio en la soja, llegar a 35 quintales no es fácil”, sostuvo Bosch.

 

Bertello recordó que no hace muchos años algunos lotes de soja en ese campo no se cosecharon porque su rendimiento no valía la trilla. El maíz, sin embargo, aportó 65 quintales.

 

“Para sacar como en la campaña pasada 45 quintales de soja, además de un manejo excepcional y el uso de variedades biotecnológicas, lamentablemente deberían inundarse otra vez todos los campos de la zona”, reconoció el productor.

 

Como profesional, Bertello asesora un campo mixto de 1.100 hectáreas en la zona de El Fortín. Allí, la ganadería ocupa la mayor superficie, pero algunos lotes permiten hacer agricultura. “En la campaña pasada, 400 hectáreas con soja rindieron 37 quintales de promedio, pero tuvimos un costo de 32 quintales”, admitió.

 

Para esta campaña, y por tratarse de un establecimiento donde el grano también se convierte en alimento, 250 hectáreas de soja pasarán a maíz temprano. Las razones: el riesgo de anegamientos en la zona podría complicar la siembra de la soja en diciembre. Diferente es con el maíz, cuya planta aguanta mucho más el agua.

 

Manejo sostenible

El acento que Bertello pone en la rotación de los campos agrícolas no es caprichoso. Además de rotar los cultivos y aportar sustentabilidad al suelo sabe que esa estrategia también permite alternar el uso de herbicidas y modos de acción. “Buscamos también evitar la resistencia de las malezas que, por ahora, en la zona no es un gran problema pero que puede llegar”, sostuvo el productor. De esta manera, el sistema no solo es sustentable, sino también sostenible en el tiempo.

Fuente:

Publicidad