14 de septiembre de 2015 12:50 PM
Imprimir

Salamines de Avellaneda salen con banca estatal e italiana

Para apuntalar el desarrollo de pequeños productores crearon instalaciones para que una cooperativa elabore productos.

El municipio de Avellaneda -localidad ubicada al noreste de Santa Fe- se asoció con la región italiana de Friuli –de donde provenían los inmigrantes que se instalaron en aquella zona- para poner en marcha el proyecto de cooperación internacional Pacto Territorial, bajo el programa “Agregarle Valor”.

Se trata del mismo fenómeno que se viene dando en distintas localidades santafesinas: la cooperación municipio-productores para impulsar el trabajo y el consumo. En Venado Tuerto, por ejemplo, el programa Municipios Sustentables cobija a productores lecheros y horticultores para la elaboración de sus productos en cooperativas, brindando capacitación -de la mano del Inta y profesionales de la UNR- maquinarias y espacio para producir.

En Avellaneda, el Ejecutivo recibió fondos provinciales y de la región europea con el objetivo de “otorgarle posibilidad de desarrollo a los pequeños ruralistas del distrito que cuentan con producción limitada, otorgándoles herramientas para que puedan incluir sus productos en el mercado formal”. La iniciativa involucra a productores vinculados a panificados, derivados de lácteos, mermeladas y chacinados, entre otros.

Como el salame es uno de los productos típicos de la zona, gracias al aporte de $ 0.5 Ml por parte de la región italiana, el Ejecutivo levantó una sala de elaboración de chacinados, dotando a pequeños productores del espacio y las maquinarias necesarias para fabricar este tipo de alimento. Es un espacio de 80 m2, emplazado en el Paraje Rural Avellaneda Oeste. Cuenta con una parte para fabricación, depósito, espacio con dos cámaras de secado y oreo, sanitarios y oficina administrativa.

“En la flamante sala son cuatro las familias que se asociaron bajo una cooperativa, se les concedió la habilitación correspondiente y todo lo que producen lo pueden vender en el mercado formal local”, le contó a punto biz Dionisio Scarpin, intendente de Avellaneda, y agregó: “Si bien el nombre aún no está, son pequeños productores trabajan de manera conjunta, venden la producción y distribuyen las ganancias”.

Asimismo, el Intendente apuntó que se destinaron fondos provinciales -de $ 1 M- en distintas obras: para mejoras edilicias en las casas de los productores -que venían trabajando el producto de manera artesanal y ahora podrán incluirse en el mercado formal-; para el reacondicionamiento de clubes que serán puntos de venta de los productos y para la compra de una almacén móvil, una casilla rodante que usarán los productores asociados para ofrecer sus chacinados en ferias alimenticias o exposiciones.


Si bien hoy son más de 20 los productores incluidos en el programa de Avellaneda, en el mediano plazo estarán sumando más y se prevé en poco tiempo incorporar un recorrido turístico, en donde una familia de la ciudad pueda llegar hasta la casa de campo del ruralista y comprar allí sus producciones.

“Las expectativas con este programa son muy altas. Es uno de los proyectos más importantes para nuestra zona rural, y esperamos que esta experiencia se convierta en un ejemplo y se replique en otras zonas de la provincia”, finalizó el Intendente.

Fuente: Punto Biz - Rosario

Publicidad