16 de septiembre de 2015 12:51 PM
Imprimir

Pese a la crisis, el agro argentino sostiene su liderazgo como productor y exportador

Los buenos rendimientos no solamente permitieron salvar a muchos productores en un año de baja rentabilidad, sino que posicionan al país como líder mundial .

La campaña 2014/15 fue para muchos productores un fracaso económico, pero pudo haber sido bastante peor si los rendimientos no hubiesen acompañado. La menor rentabilidad estuvo, en buena medida,contrarrestada por más producción y eso significó, en mucho casos, obtener ganancias, aunque menores a las esperadas.

 
Ese mismo desempeño mantuvo al país en el tope del ránking mundial como productor y exportador de granos y subproductos, a pesar de que otras producciones, como la carne, la leche y economías regionales, están muy complicadas.

 
Según datos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) y de la revista especializada Oil World, relevados por la Bolsa de Comercio de Rosario, la Argentina se mantuvo como primer exportador mundial de harina y aceite de soja, productos que representan buena parte de los ingresos de dólares del país. Con 27,8 millones de toneladas de harina de soja vendidas y 4,7 millones de toneladas de aceite, supera a uno de sus competidores en estos rubros, Brasil, que ocupa en ambos casos el segundo puesto. La tercera posición, en el caso de la harina, pertenece a Estados Unidos mientras que la Unión Europea (UE) es el tercer exportador de aceite de soja. La Argentina es también primer productor de biodiesel en base a aceite de soja, posición recuperada el año pasado, tras haber caído al segundo lugar en 2013.

 

Con un récord de más de 60 millones de toneladas cosechadas, se mantuvo como tercer productor y exportador mundial de porotos de soja, con envíos por 9,6 millones de toneladas para el último ciclo. El país queda detrás de Estados Unidos, que lidera la producción y secunda la exportación, y Brasil, que invierte esos roles.

 

El país también es tercer exportador mundial de harina de girasol, detrás de Ucrania y Rusia; cuarto exportador mundial de maíz, superado por Estados Unidos, Brasil y Ucrania; cuarto exportador de aceite de girasol, debajo de Ucrania, Rusia y Turquía y cuarto productor mundial de semilla de girasol, superado por Ucrania, la UE y Rusia y relegando a China al quinto lugar. También es el cuarto productor mundial de harina y aceite de soja, detrás de China, Estados Unidos y Brasil.

Fuente: El Cronista

Publicidad