18 de septiembre de 2015 12:18 PM
Imprimir

Por la crisis agropecuaria, vuelven los remates de campos

La Federación de Productores de Río Negro y Neuquén denunció un caso en Allen. Es el de una pequeña chacra endeudada con el Banco Nación.

Cada vez que reciben críticas por sus políticas para el sector agropecuario, desde el oficialismo se replica con el argumento de que cuando Néstor y Cristina Kirchner llegaron al poder, en 2003, había 14 millones de hectáreas hipotecadas con los bancos y era frecuente el remate judicial de los campos. Ahora, cerca del final de este ciclo político y en medio de una crisis de rentabilidad en las actividades agropecuarias, ese tipo de remates vuelven a resurgir.

 

La Federación de Productores de Río Negro y Neuquén denunció un caso con nombre y apellido: al productor Jorge Ferroni le van a rematar este viernes 18 su chacra de 10 hectáreas ubicada en la localidad de Allen. La orden la dio el juez federal Jorge García Davini a pedido del Banco de la Nación. La entidad que agrupa a los productores de peras y manzanas del Alto Valle pidió a las autoridades “que suspendan y anulen” dicha subasta judicial.

 

Como muchos otros productores de esa región frutícola, donde esta campaña quedaron sin cosechar entre 200 mil y 400 mil toneladas de fruta, Ferroni acudió a pedir socorro financiero para seguir produciendo en el marco de un convenio de fideicomiso entre la provincia de Río Negro y el Banco Nación. Sin rentabilidad, esa deuda habría sido un salvavidas de plomo.

 

“La crisis frutícola que atraviesa el sector desde hace años no ha sido generada ni es responsabilidad de los productores. Es ajena a nuestro accionar. Por lo tanto vemos con desagrado el intento de despojar a un productor de su capital”, señaló la Federación en un comunicado de solidaridad con el chacarero. La entidad también recordó que “existe un compromiso previo de no llevar a cabo remates de establecimientos”, aunque en este caso no se estaría cumpliendo.

 

Aunque sin la frecuencia de 2001 y 2002, el regreso de los remates de campos no es exclusivo de esta economía regional. En todas las provincias los productores están pidiendo que el Banco Nación deje de enviar intimaciones y le reclaman que desista de iniciar acciones judiciales. En Tucumán, por caso, los agropecuarios acaban de acordar con el gobernador José Alperovich, entre otros puntos, que se suspendan “los juicios por ejecución fiscal”. También le pidieron gestionar ante la banca pública nacional una medida en igual sentido.

 

El Banco Nación y el Banco de la Provincia de Buenos Aires (Bapro) son por lejos las dos instituciones financieras a las que más recurren los productores en busca de financiamiento, una necesidad que se ha ido incrementando en los últimos tres años, en coincidencia con la paulatina baja de los niveles de rentabilidad de las actividades primarias

Fuente: Clarin

Publicidad