18 de septiembre de 2015 15:33 PM
Imprimir

Caso positivo de vaca loca en Irlanda en un momento clave

El segundo exportador de carne vacuna de Europa enfrenta su primer caso desde 2013

 

La apertura del mercado de Estados Unidos a la carne importada de países que hasta ahora mantenían restricciones sanitarias tendrá un claro impacto sobre Uruguay a través de la apertura a la carne de Brasil y Argentina. Pero hay un tercer país que está retornando a Estados Unidos y enfrenta una situación paradojal. Irlanda, el segundo exportador en volumen del continente y que apuesta a diferenciarse como natural, ha confirmado su primer caso de vaca loca en tres años.

Irlanda exporta el 90% de la carne vacuna producida, así como la misma proporción de su producción lechera. Esto lo deja como un país agroexportador que depende fuertemente de mantener buenos canales comerciales.

Luego de 15 años de embargo, Irlanda es el primer país europeo en volver a entrar al mercado norteamericano con carne vacuna.

En cuanto a la lechería, este país esperaba con ansias desde 2010 la eliminación de las cuotas de producción para el rubro lechero.

Finalmente en abril de este año se concretó la liberación de la lechería europea y desde entonces que Irlanda se ha enfocado en un plan de rápido desarrollo del rubro para promover la exportación de su producción.

 

La vaca lechera de cinco años que resultó positiva en BSE impacta en el estatus sanitario del país europeo que recientemente había sido ascendido a “riesgo despreciable” por la Organización Mundial de Salud Animal.

Dicho estatus es solamente otorgado a países completamente libres de BSE.

 

Nuevo estatus

El nuevo caso generó un retroceso del estatus sanitario irlandés, a un grado de “riesgo controlado” que se extenderá por los próximos seis años.

Esto implica una importante regresión para la industria luego de que se le otorgara la entrada a Estados Unidos y las negociaciones con China estaban en sus etapas finales.
Desde el sector frigorífico, se considera que este caso aislado de BSE no afectará los mercados recientemente abiertos.

También suponen que el estatus sanitario del país que les permitió reabrir mercados de gran importancia permanecerá incambiado.

Por su parte, la asociación de productores de Irlanda garantizó a los consumidores la seguridad alimentaria de sus productos en base a los controles existentes en las cadenas agroindustriales de su país.

Fuente: Observa

Publicidad