20 de septiembre de 2015 00:58 AM
Imprimir

El agro argentino mantiene intacta su potencialidad

El país está en el tope del ránking mundial como productor y exportador de granos y subproductos, a pesar de que la carne, la leche y las economías regionales están muy complicadas.

Para muchos productores, la campaña 2014 y lo que va de este año fueron un fracaso económico, pero pudo haber sido bastante peor si los rendimientos no hubiesen acompañado.

La menor rentabilidad estuvo –en buena medida– contrarrestada por más producción y eso significó en mucho casos obtener ganancias, aunque menores a las esperadas.

Según datos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) y de la revista especializada Oil World, relevados por la Bolsa de Comercio de Rosario, Argentina se mantuvo como primer exportador mundial de harina y aceite de soja, productos que representan buena parte de los ingresos de dólares del país.

Con 27,8 millones de toneladas de harina de soja vendidas y 4,7 millones de toneladas de aceite, supera a uno de sus competidores en estos rubros, Brasil, que ocupa en ambos casos el segundo puesto.

La tercera posición, en el caso de la harina, pertenece a Estados Unidos; mientras que la Unión Europea (UE) es el tercer exportador de aceite de soja. Argentina es también primer productor de biodiésel en base a aceite de soja, posición recuperada el año pasado tras haber caído al segundo lugar en 2013.

Con un récord de más de 60 millones de toneladas cosechadas, se mantuvo como tercer productor y exportador mundial de porotos de soja, con envíos por 9,6 millones de toneladas para el último ciclo. El país queda detrás de Estados Unidos, que lidera la producción y secunda la exportación, y Brasil, que invierte esos roles.

También somos el tercer exportador mundial de harina de girasol, detrás de Ucrania y Rusia; cuarto exportador mundial de maíz, superado por Estados Unidos, Brasil y Ucrania; cuarto exportador de aceite de girasol, debajo de Ucrania, Rusia y Turquía, y cuarto productor mundial de semilla de girasol, superado por Ucrania, la UE y Rusia y relegando a China al quinto lugar.

Detrás de China, Estados Unidos y Brasil, ocupamos el cuarto lugar como productor mundial de harina y aceite de soja.

Un reciente informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, elaborado en base a datos globales del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, reveló asimismo que en la campaña agrícola 2014/2015 Argentina exportó 75 millones de toneladas de granos y subproductos (principalmente aceites y harinas), sobre un intercambio global de 682 millones de toneladas.

El dato muestra la relevancia que mantiene Argentina en el mercado internacional de cereales y oleaginosas, que retuvo en la última campaña el liderazgo del comercio global de harina y aceite de soja, además de biodiésel, combustible elaborado a partir del propio aceite de soja.

Esta participación exportadora de Argentina es aún más destacada si se toma en cuenta que la producción nacional es apenas el 3,5% de los granos y derivados que se generan en el mundo: 107 millones de toneladas sobre un total global de 3.033 millones.

La soja continúa como el cultivo emblemático del país, que en granos sin procesar y subproductos comercializa en el exterior casi 90% de la producción local.

Este potencial –que significa para Argentina el 40% de sus exportaciones en lo que va de 2015– no resuelve, sin embargo, el deterioro de ingresos para los productores.

A pesar de los muy buenos rendimientos, en la campaña 2014/15 el campo perdió a nivel país 3.500 millones de dólares, según un trabajo de Santiago Casares, presidente de Cazenave & Asociados.

Para la campaña 2015/16, que está en marcha, se estima que la pérdida será de 3.100,1 millones de dólares, con trigo, cebada, maíz, girasol y soja.

El gobierno nacional que asuma en octubre deberá ponerse a trabajar en forma urgente en devolverle rentabilidad al sector quitándole la presión impositiva y tributaria que hoy deber soportar, sostienen los especialistas, ya que las oportunidades que brinda el contexto internacional para Argentina, por la potencialidad de la producción nacional, es inimaginable.

Fuente: http://www.diarionorte.com/article/128504/el-agro-argentino-mantiene-intacta-su-potencialidad

Publicidad