23 de septiembre de 2015 12:48 PM
Imprimir

Recomendaciones para la prevención de la influenza aviar en España

Desde el Comité Veterinario de PROPOLLO, consideramos nuestra responsabilidad informar al sector avícola sobre el riesgo de aparición de la influenza aviar de alta patogenicidad y las medidas de prevención y bioseguridad a adoptar en las granjas españolas.

La Influenza Aviar de Alta Patogenicidad es una enfermedad vírica aguda de las aves, que se transmite fácilmente entre explotaciones.  Las aves enfermas excretan el virus tanto por las heces como por las secreciones respiratorias, facilitando la difusión del virus a través del contacto indirecto con aves sanas. En los dos últimos años hemos visto un incremento en el número de brotes de Influenza Aviar a nivel mundial, inicialmente causados por el virus H5N8.

 

Identificado en enero de 2014 en Japón, Corea de Sur y posteriormente en China. Durante el otoño de 2014 la enfermedad se expandió por Europa reportándose casos en aves domésticas en Holanda, Alemania, Inglaterra, Italia y Hungría. En el mes de Diciembre de 2014 se detectó en Estados Unidos el virus H5N2 y desde entonces, hasta el último caso detectado en el mes de Junio, el virus de influenza aviar se ha detectado en 21 estados, contabilizándose un total de 233 brotes de la enfermedad y afectando al 3% de producción anual de pavos y al 10% de la población de gallinas ponedoras de Estados Unidos, lo que se ha calificado como el peor brote de influenza aviar.

 

Aunque el origen de la infección puede no estar demostrado en todos los brotes, la hipótesis más probable es la transmisión del virus entre aves silvestres y las aves de las explotaciones afectadas, una vez que una explotación se ve afectada, ésta puede diseminar la infección horizontalmente a otras explotaciones a través de la cama, compartiendo cualquier tipo de equipamiento con explotaciones vecinas, durante la despoblación o el transporte de la cama e, incluso, diseminarse por el aire como se ha detectado en algunas granjas en USA donde hubo fuerte viento antes de diagnosticarse la enfermedad.

 

El virus de influenza aviar se suele detectar en aves silvestres antes de aparecer en explotaciones comerciales. Se trata fundamentalmente de aves acuáticas, donde el virus no suele producir ningún tipo de enfermedad, lo que les convierte en portadores de la enfermedad. El gran número de casos que ha habido durante el primer semestre de este año nos hace suponer que la prevalencia del virus en aves silvestres es alta, especialmente en aves acuáticas migratorias. Según fuentes oficiales americanas, prácticamente en todas las rutas migratorias puede haber aves portadoras del virus de influenza, lo que les ha llevado a preparar planes de respuesta rápida ante lo que se prevé un otoño de alto riesgo de padecer nuevamente brotes de influenza aviar de alta patogenicidad.

 

La forma en que las aves de producción se contaminan con el virus eliminado por las aves silvestres puede ser:

  • Contacto directo con aves en explotaciones al aire libre.
  • Contaminación indirecta, introduciendo el virus al interior de las granjas a través de las personas, equipo, agua y/ o alimento.

 

Las consecuencias de un brote de Influenza Aviar en España serían muy graves tanto por la obligatoriedad de sacrificio de las explotaciones afectadas, como y aún más grave, por la pérdida del estatus sanitario de país libre de Influenza Aviar, lo que nos impediría seguir exportando a muchos de los países fuera de la Unión Europea.

 

Debido al alto riesgo que existe de padecer un brote de influenza en nuestro país y  dados los antecedentes que hay con el virus H5N8, vemos la necesidad de tomar medidas prácticas y sencillas que prevengan el contacto de nuestras aves de producción con lo que consideramos es la principal fuente de infección, las aves silvestres y sus secreciones. Proponemos las siguientes:

 

  1. Como indica “El manual práctico de operaciones en la lucha contra la influenza aviar”  del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de Septiembre de 2014, “Que las aves criadas al aire libre se mantengan durante el mayor tiempo posible dentro de las explotaciones, y si no fuera posible hacerlo en todas las explotaciones del país al menos en las explotaciones que estén situadas en las zonas de alto riesgo como son los humedales”. Medidas adoptadas en otros países cuando hay un alto riesgo de infección.

 

  1.  Para evitar que podamos introducir restos de heces de aves silvestres del exterior al interior de la nave:

 

–      Obligatoriedad de cambio de calzado al entrar en cada una de las naves donde haya aves de producción. El calzado debe ser exclusivo para cada una de las naves que haya en la granja o en la explotación.

 

–      Adicionalmente, uso obligatorio de pediluvios a la entrada de la explotación y de cada nave, con una solución desinfectante que se renueve con frecuencia.

 

  1.  No introducir ningún material ni utensilio que haya estado en el exterior, como yacija, paja o cualquier otro material.
  2.  Mantener los silos cerrados e higienizar el agua de bebida. Evitar utilizar agua de superficie.

 

Confío en que esta información resulte de su interés y en que entre todos podremos evitar riesgos en nuestras granjas y para nuestro sector.

 

Atentamente

El Comité Veterinario de PROPOLLO

Fuente: AgriNews

Publicidad