24 de septiembre de 2015 02:39 AM
Imprimir

El yuyo colorado: claves para su control

Hoy el Amaranthus palmieri afecta más de 500 mil hectáreas en la zona de Córdoba y se prevé su expansión hacia otras zonas del país. BASF está trabajando con su equipo técnico para acercar soluciones a este problema a través del Programa Experto en Malezas.

El yuyo colorado tuvo una intensa expansión en la campaña 2013 y se prevé que continuará hacia otras provincias del país. Esta maleza es muy difícil de controlar debido a su altísima producción de semillas que rondan entre las 200.000 a 600.000 por planta; su nacimiento durante toda la estación del cultivo; su gran tasa de crecimiento que es de aproximadamente 2-3 cm por día; y su alta tolerancia al calor y a la sequía. Además, posee una gran capacidad de mutación y genera alta resistencia a herbicidas.

 

En la actualidad ya no es posible controlar las malezas con una sola herramienta química. Por este motivo, malezas resistentes al glifosato como Amaranthus palmieri obligan al productor agropecuario a implementar estrategias integrales para lograr un control efectivo. En este contexto, BASF realizó durante el 2014 alrededor de 500 ensayos de herbicidas con el objetivo de analizar las distintas problemáticas de cada zona. Esta información relevada es la base de las recomendaciones que brinda el Programa Experto en Malezas (PEM).

 

Ángela Pérez, Coordinadora de Desarrollo de Mercado de BASF en la zona de Córdoba, brindó algunas recomendaciones fruto de este trabajo: “Comprobamos que Heat (saflufenacil), aplicado junto con glifosato y aceite metilado de soja (MSO), demostró ser una excelente herramienta para el control rápido y efectivo de Amaranthus palmieri. Heat® permite arrancar la siembra con el lote libre de maleza lo que es fundamental ya que una vez que el cultivo de soja emerge las herramientas disponibles para el control disminuyen notablemente y sólo son efectivas cuando la maleza no sobrepasa los 5 cm de tamaño”.  La Ing. Pérez también destacó que la mezcla de este producto con otros de la familia de las cloroacetamidas contribuye a un control residual de yuyo colorado y refuerza la estrategia anti resistencia.

 

Otra herramienta que sugiere el PEM para el control de Amaranthus palmieri es la rotación con el cultivo de maíz que permite la inclusión de otros herbicidas como Convey®, un postemergente de gran selectividad, que asegura un excelente control y lo convierte en una herramienta potente para bajar el banco de semillas.

 

Tener en cuenta un plan de acción es fundamental para el manejo de esta maleza difícil y así evitar el “desyuyado” a mano o limpieza de manchones que se vuelve obligatorio debido a sus altos niveles de producción de semillas.

Fuente: Agromeat

Publicidad