26 de septiembre de 2015 23:41 PM
Imprimir

Por qué es necesario debatir

Uno de los impulsores de Argentina Debate explica la necesidad de convocar a los presidenciables.

 

Reiterada pregunta en estos meses de trabajo de Argentina Debate: “¿Aceptarán participar los candidatos que están liderando en las encuestas?”.

Respuesta: “Confiamos en ello. Venimos trabajando en consenso para dar las más amplias garantías de equidad y calidad en el debate”. “¿No sienten que corren más riesgo los que lideran?”. Donde está instalada la cultura política del debate todos participan, más allá de sus especulaciones, porque tienen conciencia de que no es un derecho de los candidatos o de los organizadores: es un derecho de los ciudadanos.

 
En su Acordada 100, la Cámara Nacional Electoral ha sostenido, fundada en amplia jurisprudencia y textos académicos, que la noción de “integridad electoral” comprende el derecho de los votantes a tener la oportunidad de participar en los debates públicos, desarrollando sus preferencias políticas a través del acceso a medios de comunicación independientes y variados y que en consecuencia no puede dejar de valorar las auspiciosas iniciativas para la realización de debates entre los candidatos presidenciales.

 
Plantea la necesidad de favorecer un debate abierto sobre las cuestiones de interés general y que el proceso electoral no es únicamente el acto electoral decisivo, sino todo lo que lo acompaña, lo prepara, lo precede, y le confiere sentido de verdadera selección. Confrontando ideas, actitudes, propuestas, valoraciones, que provienen de grupos diferentes y hasta opuestos o contradictorios. Diálogo del cual cada uno extrae sus propias conclusiones.

 
El Tribunal afirma que la experiencia comparada corrobora que el modelo de debates presidenciales –con o sin regulación legal– constituye una práctica bien extendida y arraigada en las democracias contemporáneas: Alemania, Brasil, Chile, Colombia, España, Estados Unidos de Norteamérica, Francia, México, Perú, entre muchos otros.

 

 

Hace más de un año, un grupo de jóvenes líderes empresarios y sociales, sumados a miembros de la Academia, convocaron a algunas figuras que fueron relevantes en el campo de la política, la gestión pública, el Parlamento y la Justicia. El objetivo: convocar al primer debate presidencial de la historia argentina. A 32 años de recuperada la democracia y habiendo transitado 12 elecciones presidenciales, es una asignatura pendiente.

 
Rápidamente se impulsó un doble proceso: por un lado desarrollar una amplia asociatividad y sinergia con las más significativas organizaciones no gubernamentales, incluidas prestigiosas universidades nacionales y privadas. Hoy suman en Argentina Debate casi 40. Por otra parte, se convocaron dos reuniones con instituciones, periodistas y medios de comunicación que gestaron y organizaron debates presidenciales en Brasil, Chile, EE.UU., Paraguay y Perú. En los seminarios participaron tanto las ONGs y universidades, como periodistas y directivos de medios y, por supuesto, los equipos de los diversos precandidatos.
Con los resultados de las PASO, invitamos formalmente a los seis candidatos habilitados a participar de Argentina Debate el 4 de octubre a las 21 en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la UBA. A esta altura, la coalición de trabajo y organización ya incluye a la Asociación de Telerradiodifusión Argentina, Asociación de Radiodifusoras Privadas Argentinas, Cámara Argentina de Producción Independiente de Televisión, América TV, Canal 9, El Trece, Telefe, TV Pública, Clarín, Editorial Perfil, El Cronista, Infobae, Buenos Aires Herald y La Nación.

 

 

El 8 de septiembre todos los equipos de campaña de los seis candidatos, con la presencia del vicepresidente de la Cámara Nacional Electoral, Alberto Dalla Vía, y la decana de la Facultad de Derecho Mónica Pinto, participaron del sorteo público para ordenar desde el ingreso a la sala y su ubicación en el estrado, hasta el orden de las preguntas e interpelaciones mutuas. El 15 de septiembre todos ellos suscribieron un documento dando “fe de que el manual de estilo Argentina Debate 2015 cumple con las condiciones de transparencia, igualdad, construcción de un bien público, buena fe y libertad necesarias para la realización del debate presidencial”.
Como resultado de un largo, complejo y rico proceso de trabajo colectivo y solidario, el debate presidencial está en marcha. Uno de los obstáculos para mejorar la calidad del sistema electoral está próximo a ser superado. Será un paso adelante en la construcción de una democracia de ciudadanos.

 

Octavio Bordón*

* Miembro del Comité Estratégico de Argentina Debate.

Fue diputado, senador nacional y gobernador de Mendoza. Embajador argentino en EE.UU. y candidato presidencial en 1995

Fuente: Noticias

Publicidad