28 de septiembre de 2015 00:47 AM
Imprimir

El comercio bilateral con Brasil se contrajo un 16,3%

La contracción de la economía del país vecino se presentó como la principal causa detrás del retroceso del intercambio con la Argentina, detalló un informe privado.

El informe de la Cámara Argentina de Comercio (CAC) precisó que el intercambio comercial con Brasil se contrajo hasta USD16.526 millones en el lapso enero-agosto en relación a igual período del año pasado.

“La baja fue consecuencia de retrocesos simultáneos de las exportaciones argentinas hacia ese mercado y de las importaciones de nuestro país con origen en Brasil”, señaló.

Sin embargo, remarcó que “el retroceso de las exportaciones fue significativamente más agudo que el de las importaciones”.

En este sentido, puntualizó que “de la baja de 16,3%” en el comercio bilateral “11,4 puntos porcentuales pueden atribuirse a menores exportaciones hacia Brasil, en tanto que solo 4,9 puntos porcentuales son consecuencia de menores importaciones”.

“Más aún, considerando solo el mes de agosto, se observa que las exportaciones argentinas hacia Brasil se desplomaron interanualmente un 23,5% y se ubicaron en USD929 millones, en tanto que las importaciones argentinas con origen en Brasil avanzaron un 0,9% para alcanzar USD1.171 millones “, detalló.

La CAC evaluó que “al analizar la evolución que en los últimos años tuvo el comercio bilateral, se deduce que el nivel de tipo de competitividad cambiaria bilateral no es el factor con mayor incidencia, sino que los flujos de comercio están esencialmente determinados por los niveles de actividad económica”.

Al respecto, sostuvo que “las exportaciones argentinas hacia Brasil están principalmente explicadas por el nivel de actividad de la economía brasilera (que conforme se expande demanda más productos argentinos), en tanto que el nivel de actividad de la economía argentina es el determinante principal del comportamiento de las importaciones locales”.

“En el primer semestre de 2015 la economía brasilera se contrajo en términos reales un 2,1% (por bajas simultáneas del consumo y la inversión), en tanto que la economía argentina en igual período avanzó 2,2 por ciento. Esta dispar evolución puede explicar el disímil comportamiento que mostraron los flujos comerciales en los primeros ocho meses del año”, concluyó.

Fuente: Infobae

Publicidad