29 de septiembre de 2015 13:25 PM
Imprimir

Alerta para el BCRA: la soja se debilita cada vez más y ya vale la mitad que en 2012

La oleaginosa cotiza a u$s322 por tonelada, un precio que agrava los problemas de divisas y que profundiza la crisis del sector rural.

La jornada del lunes se inició con malas noticias para el Banco Central, que está padeciendo en carne propia la “temporada baja” en materia de liquidación de granos.

 

Sucede que en el arranque de la semana, la oleaginosa cayó un 1,4% para cerrar a u$s322 la tonelada en el mercado de Chicago, debido principalmente a un avance de la campaña en EE.UU. y a una toma de ganancias tras las subas de la semana pasada.

 

Las tasas negativas no se limitaron al cultivo estrella: el maíz, por su parte, retrocedió un 0,6%, a u$s152; mientras que el trigo bajó un 0,4% a u$s185, también presionados por el avance de las cosechas en el país del Norte.

 

“Los precios de la soja en Chicago son exactamente la mitad de lo que eran hace 3 años atrás, dado que en setiembre de 2012, cotizaban a u$s650 la tonelada. Es una baja que impresiona. Y no da la sensación que pueda revertirse porque Estados Unidos, Brasil y Argentina se encaminan a tener buenas producciones de poroto de soja en la campaña 2015/2016″, advirtió el economista Julio Calzada, de la Bolsa de Comercio de Rosario.

 

En este contexto, un estudio desarrollado por AACREA, reveló que “los resultados económicos esperados de la soja y del maíz para la campaña 2015/16 serían negativos para la mayoría de las zonas productivas”, incluso “si se obtienen los rindes históricos de cada región”.

 

“Los cálculos realizados demuestran que en el 85% de los departamentos o partidos analizados, la producción de maíz y de soja sería económicamente inviable porque el rendimiento promedio zonal se ubica por debajo del rinde para cubrir los costos”, agregaron.

 

 

Golpe para la caja verde
Desde la consultora Economía & Regiones advirtieron que “la soja no para de perder peso relativo dentro de la economía argentina”.

 

“Una tonelada de soja exportada cada vez alcanza para menos“, agregaron. Sobre este punto, un dato clave es que para este 2015 se proyecta que el complejo genere apenas el 76% de las divisas que aportaba en 2012, es decir, casi u$s5.400 millones menos en tan sólo tres años.

 

En tanto, si se traza una relación entre el valor de la cosecha exportada y el PBI argentino, se observa una importante contracción: en 2012, ese ratio era del 3,6%, mientras que para este año se espera que sea del orden del 2,7% y a la baja. 

 

La mala noticia del descenso de precios responde a que, según los analistas de E&R, “la soja además de ser un generador genuino de divisas, representa también una fuente de recursos para el Gobierno Nacional y para las provincias que perciben los tributos correspondientes a la recaudación por retenciones a las exportaciones y el Fondo Solidario de la Soja (FFS) respectivamente”.

 

Así las cosas, desde E&R advirtieron que “la oleaginosa disminuirá su capacidad para movilizar el PBI, para financiar desequilibrios de balanza de pagos o costear programas de gasto público”.

 

 

Anticipan precios bajos
De cara a los próximos meses, las perspectivas para los precios lucen negativas, lo que agregará más presión cambiaria en un contexto de escasez de divisas.

 

“El problema para la Argentina es que se espera una abundancia de stocks, lo que le pone un techo a los precios de la soja, ya que si la demanda hace subir los precios inmediatamente aparece la oferta en stock lista para abastecer al mercado. Por otro lado, el precio de la oleaginosa también responde al poder adquisitivo del dólar. Entre ambas variables existe una relación inversa, cuando el poder adquisitivo del dólar sube, entonces la cotización de la soja cae medida en dicha moneda”, acotaron.

 

Para agravar el panorama, el Fondo Monetario Internacional auguró “años de dificultades” para los países exportadores de materias primas, entre ellos los de América del Sur, según un informe publicado el lunes.

 

“Las economías exportadores de materias primas atraviesan un difícil momento de transición”, señala el documento.

 

La desaceleración económica de China, voraz consumidor de materias primas, agravó la tendencia mundial hacia la caída de precios.

 

En consecuencia, los países exportadores en África, Medio Oriente y América del Sur sufrirán “considerablemente” un menor ritmo de crecimiento que debería prolongarse en los próximos años, agrega el informe.

 

Así las cosas, los magros precios de las materias primas podrían costar anualmente la pérdida de “un punto porcentual” de la tasa de crecimiento de países exportadores hasta el año 2017, recalca el FMI.

Fuente: iProfesional

Publicidad